Digital

Sony demuestra en #CES2015 que las gafas inteligentes pueden ser todavía más "feas" que las Google Glass

SonyDesde hace un tiempo cunde el silencio en torno a las Google Glass, un gadget que hace no mucho no se separaba de los labios de los "techies". Algunos aseguran que este silencio es sintomático de que Google ha perdido interés en el proyecto. Sin embargo, a finales de noviembre The Wall Street Journal publicaba que la compañía de Mountain View tenía previsto lanzar una nueva versión de las Google Glass en 2015. Esta nueva versión de las Google estaría no tanto enfocada al público general sino a las empresas, un ámbito donde las para muchos "feas" y "frikis" Google Glass pueden permitirse precisamente el lujo de ser "feas" y "frikis".

Aunque Google ha intentado acicalar sus gafas inteligentes por todos los medios, sus intentos han caído en saco roto. El "look" de su invento sigue siendo poco agraciado. Aun así, lo cierto es que las "feúchas" Google Glass son bastante menos llamativas que sus rivales potenciales en el mercado de las “smartglasses”. Así lo hemos podido comprobar al menos en la feria de electrónica de consumo CES 2015, que se celebra actualmente en Las Vegas.

En CES 2015 han lucido “palmito” las dos alternativas de Sony a las Google Glass: las gafas inteligentes SmartEyeglass y el accesorio SmartEyeglass Attach, capaz de convertir cualquier lente en “smartglass”.

¿El problema? Que los gadgets de Sony tienen muy poco de gráciles y son todavía más toscos que las celebérrimas Google Glasses. Aun así, y pese a la tosquedad de su diseño, es muy probable que SmartEyeglass y SmartEyeglass Attach aterricen más pronto que tarde en el mercado y, lo más importante, que consigan embaucar al consumidor para rascarse el bolsillo.

Sony no es de todos modos la única empresa que ha aprovechado la feria CES para presentar en sociedad sus gafas inteligentes. Es el caso de la empresa especializada en equipamiento militar Osterhut Design Group (ODG) que ha presentado en Las Vegas una versión civil de sus gafas de realidad virtual.

Esta versión, que tendrá un precio de 1.000 dólares, frente a los 5.000 que cuesta su “hermana” militar”, estará a medio camino entre las Oculus Rift y las Google Glass y aterrizará en el mercado a lo largo de este año.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir