Digital

Sony Music intenta correr un tupido velo sobre la filtración de su controvertido contrato con Spotify

sony-musicA mediados de la semana pasada The Verge se liaba la manta a la cabeza y publicaba un controvertido contrato firmado en su día entre Sony Music y Spotify, que no dejaba en muy buen lugar a la famosa discográfica. En virtud de este contrato, vigente durante el periodo comprendido entre 2011 y 2014 en Estados Unidos y Canadá, Spotify habría tenido que pagar a Sony Music la friolera de 42,5 millones de dólares en concepto de adelantos. ¿Lo peor? Que en el contrato no se especifica el uso que habría hecho Sony Music de tan jugosos adelantos, si se los quedó el propio sello discográfico o si los repartió, por el contrario, con los artistas.

En vista de lo sensible de la información contenida por el contrato filtrado por The Verge, tanto Sony Music como Spotify han puesto a trabajar a sus respectivos departamentos legales. La discográfica, que siente que con la difusión de este contrato se han vulnerado de alguna manera sus derechos de copywright, habría enviado a The Verge hasta 4 peticiones solicitudes de desistimiento de lo que Sony Music considera una actividad ilegal.

Pero no sólo Sony Music está tomando medidas contra la filtración. Según la web Digital Music News, Spotify habría amenazado a numerosos medios de comunicación al otro lado del charco para que no se hagan eco de la filtración del polémico contrato. Y cierto o no, una cosa está clara: en Estados Unidos la mayor parte de los medios está pasando de puntillas sobre este espinoso asunto.

Más allá de los cuantiosos (y para muchos inexplicables) adelantos que Spotify pagó en su día a Spotify, en el contrato filtrado por The Verge hay un cláusula que ha sentado a muchos a cuerno quemado. En esa cláusula Spotify otorga a Sony Music el derecho a mostrar anuncios en su plataforma de manera totalmente gratuita. Y no sólo eso. Permite a la discográfica vender parte de esos anuncios a terceros.

Esta cláusula ha despertado fundamentalmente la ira de los artistas, que se quejan de la falta de transparencia de los sellos discográficos. No en vano, el Foro Internacional de Mánagers de Música (IMMF), una sociedad que acoge en su seno a mánagers de artistas de más de 30 países, ha enviado una carta abierta a dos comisarios europeos y a dos altos funcionarios estadounidenses para reclamar una mayor transparencia por parte de las discográficas e impedir así que los músicos puedan sean “ninguneados” por este tipo de empresas.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir