líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

La sostenibilidad acaparó todos los focos en la primera jornada de DLD

La sostenibilidad y la tecnología son uña y carne (y fueron el perejil de todas las salsas en la primera jornada de DLD)

Esther Lastra

Escrito por Esther Lastra

La sostenibilidad, que salpica prácticamente todos los discursos en la actualidad, fue el eje central de la primera jornada de la conferencia DLD.

En un contexto rebosante de cambios como el actual se hace perentorio utilizar el análisis para intentar adelantarse a los acontecimientos. El análisis es precisamente el hilo conductor de la conferencia digital DLD, que arrancó ayer en Múnich con el ánimo de tomar el pulso a temas de candente actualidad como la sostenibilidad, la inteligencia artificial, y la recesión económica.

Bajo el lema «Beyond NOW», DLD levantó este jueves el telón con el ánimo de hablar sobre innovaciones, ideas y soluciones a los problemas. «Es más importante fijarse en las oportunidades que en los males que acucian a la humanidad», Steffi Czery, cofundadora de la conferencia DLD. «Tenemos que adaptar nuestros hábitos para sacudir el sistema y así iniciar cambios y soluciones», aseveró Czerny.

Si no visualizas correctamente el vídeo embedded, haz clic aquí

La sostenibilidad, que salpica prácticamente todos los discursos en la actualidad, fue el eje central de la ponencia de Oliver Zipse, CEO de BMW, en DLD. Y es que «estamos entrando en una nueva era en el ámbito de automoción», subrayó. «Nuestros recursos naturales son limitados y debemos poner todos de nuestra parte para parar los pies al cambio climático», señaló. «Y no se trata solo del desarrollo de vehículos sino también de optimizar la completa cadena de producción», indicó Zipse, cuya compañía observa un gran potencial en el hidrógeno verde.

A la sostenibilidad se refirió asimismo en su discurso en DLD Roberto Viola, director general de la DG CONNECT (Dirección General de Comunicación, Redes, Contenidos y Tecnología) de la Comisión Europea. A juicio de Viola, «la tecnología y la protección del medio ambiente deben ir necesariamente de la mano».

De acuerdo con Viola, el modelo tecnológico europeo, a diferencia del estadounidense y del chino, se enfoca en los beneficios de la tecnología para la población y en tales beneficios entra inevitablemente en escena la protección del medio ambiente.

Aunque a menudo pudiera parecer que buena parte de los progresos en el ámbito de la tecnología vienen invariablemente de China, lo cierto es que no solo el gigante asiático determina el progreso, subrayó en su ponencia en DLD Solveigh Hieronimus, codirectora de McKinsey Global Center for Government (MCG). «Al progreso contribuye no solamente China, sino también otras 75 naciones. A nivel granular todos los mercados están evolucionando enormemente», subrayó.

La responsabilidad de las empresas a la hora de dar fuelle a la sostenibilidad y contener el cambio climático centró, por otra parte, el discurso de Andreas Urschitz, Chief Marketing Officer de Infineon, Anne Kawalerski, Global Chief Marketing Officer de Bloomberg y David Kirkpatrick, redactor jefe de Techonomy Media.

Desde el punto de vista de Kawalerski, «la sostenibilidad influye en todas las innovaciones». Pero lamentablemente «no todas las industrias están haciendo lo suficiente en el área de la sostenibilidad», denunció.

«Necesitamos a decisores en el ámbito de la político que hagan posible que pasemos del 12% en el uso de energías renovables al 65%», subrayó Urschitz. No debemos, no obstante, tampoco perder de vista que podemos hacer también muchas cosas en beneficio del medio ambiente en el plano meramente individual.

La transformación digital, ineludible hoy por hoy en todas las empresas, acaparó todos los focos en la charla protagonizada en DLD por Priscilla Chomba-Kinywa, Chief Technology Officer de Greenpeace, Peter Koerte, Chief Technology & Strategy Officer de Siemens, Christina Raab, presidenta de Accenture en Alemania, Austria y Suiza, y Greg Williams, redactor jefe de Wired UK.

Raab subrayó que la transformación es una suerte de salvavidas para las empresas (pero también lo es la sostenibilidad). «Cuando hablamos de la crisis climática, tenemos que pensar en ella de manera holística y transformar la economía en su conjunto», enfatizó.

Para alcanzar la anhelada neutralidad climática se necesita, por otra parte, toda una plétora de regulaciones, apuntó Koerte. «Tenemos que crear una infraestructura ad hoc para avanzar en la descarbonización», agregó. «Para avanzar hacia la neutralidad climática se necesita una visión de 360 grados», apostilló, por su parte, Chomba-Kinywa.

La sostenibilidad volvió a abrirse paso en DLD en un panel de discusión protagonizado por Erin Beilharz (Lufthansa CleanTech Hub), Philipp Justus (Google) y Christophe Maire (FoodLabs).

Según Justus, la sostenibilidad es una factor cada vez más importante a la hora de elegir empleador. Por eso precisamente Google se ha marcado como objetivo que todos sus servidores sean sostenibles en 2024.

Justus no pudo evitar referirse en su discurso a la inteligencia artificial, a la que se echa a menudo en cara que consume muchísima energía. «Tenemos por delante el reto de hacer la inteligencia artificial más eficiente, tanto en términos de experiencia de usuario como en términos de sostenibilidad», destacó.

Por su parte, Maire aseveró que determinadas industrias tienen que acometer de manera urgente «una transformación completa» si desean de verdad ser sostenibles. «Es necesario también que los inversores entiendan que las inversiones en compañías comprometidas con la sostenibilidad se traduce a largo plazo en muchas oportunidades», señaló.

La primera jornada de DLD bajaba ayer el telón con una charla entre Scott Galloway, profesor de la Escuela de Negocios Stern de la Universidad de Nueva York, y la periodista Kara Swisher, cofundadora de Recode.

Galloway y Swisher charlaron sobre el preocupante languidecimiento de la que era otrora una de las empresas más pujantes en los mercados bursátiles: Tesla. A juicio de Galloway, en el declive de Tesla en la bolsa estaría influyendo la obsesión de su CEO Elon Musk con otra empresa: Twitter. «El virus de Twitter se ha escapado del laboratorio y ha infectado ahora a Tesla», aseguró Galloway.

Galloway y Swisher no pudieron tampoco evitar referirse en el transcurso de su charla a uno de los temas más candentes del momento en la escena «techie»: la inteligencia artificial. «Desde de la entrada en escena de OpenAI, la inteligencia artificial se ha convertido en enormemente relevante», subrayó Swisher. Y eso que «no sabemos aún dónde estamos y adónde queremos llegar con la inteligencia artificial», apostilló la periodista.

En la conversación entre Galloway y Swisher no podían faltar tampoco las referencias a la red social más en forma y también más controvertida del momento: TikTok. Desde el punto de vista de Galloway, la red social oriunda de China necesita adaptarse urgentemente a las normas que rigen en Occidente o en su defecto ser vetada por completo.

«Me encanta TikTok. Uso muchísimo esta red social, pero admito también que es una de las mayores amenazas para la democracia de las últimas décadas. No hay separación alguna entre el Partido Comunista China y las empresas chinas, por los que estas terminan convirtiéndose a la postre en poderosas herramientas de propaganda», denunció Galloway. «TikTok es la mayor herramienta de propaganda de la historia», recalcó

 

SKYN censura escenas de alto voltaje sexual para anunciar sus propios productosAnteriorSigueinteUn niño y un trol protagonizan esta hermosa fábula sobre el hogar de IKEA

Contenido patrocinado