Digital

Tarifa plana, oferta ilimitada… Moviepass, el Netflix del cine que revoluciona las salas

A lo largo de los últimos años, el mundo digital ha traído consigo enormes novedades que han hecho las delicias de los usuarios. La cada vez mayor proliferación de contenidos de entretenimiento ilimitados y a unos precios más que asequibles ha provocado una oleada de consumo masivo a nivel mundial.

Pero también ha tenido consecuencias para el sector más tradicional: las salas de cine. La pantalla grande ha atravesado una etapa de fuertes caídas en la afluencia de usuarios y, por lo tanto, en su recaudación.

De hecho, en los últimos tiempos, hemos sido testigos del cierre de varias salas en nuestro país ante la imposibilidad de hacer frente a los gastos.

Y no es que los ciudadanos ya no estén interesados en disfrutar del séptimo arte, más bien lo que no están dispuestos es a desembolsar casi 10 euros cada vez que acuden a una sala.

Así lo demuestran en cada Fiesta del Cine, fechas en las que los cines de toda España se convierten en un hervidero de gente.

Con el objetivo de dar larga vida al cine en pantalla grande, Mitch Lowe, cofundador de Netflix, ha puesto en marcha una iniciativa que a pocas horas de comenzar ya ha sido todo un éxito.

Se trata de un nuevo modelo de negocio para las salas de cine tradicional que consiste en el establecimiento de una tarifa plana de 9,95 dólares al mes gracias a la que el usuario puede disfrutar de películas ilimitadas.

MoviePass, que así se llama el nuevo servicio, ya se ha lanzado en 33.000 salas de Estados Unidos y ofrece a los más cinéfilos disfrutar de una película al día excluyendo los cines Imax y 3D.

Aunque la compañía fue fundada en 2011 su modelo de suscripción inicial que establecía una cuantía de 30 dólares al mes no terminó de convencer a los espectadores que consideraron un coste demasiado elevado.

Sin embargo, ahora, con la nueva tarifa, la demanda ha sido masiva y de hecho, la web se ha colapsado durante horas.

Aunque este servicio es, sin duda, una excelente noticia para los usuarios, son muchos los que dudan de la rentabilidad de su modelo de negocio, sobre todo, después de que MoviePass asegurase que las salas recibirán el pago íntegro de las entradas.

El negocio se encuentra, por lo tanto, en los datos de los usuarios con fines publicitarios y es de ahí de dónde provendrán sus ingresos.

De la misma manera que hacen el resto de servicios digitales, MoviePass recolectará información como el código postal, el idioma, localización o identificadores de dispositivos para, según consta en sus condiciones, "entender qué partes de la web, productos y servicios tienen más interés".

Una vez más, la privacidad se convierte en la moneda de cambio de los nuevos servicios digitales que los usuarios siempre están encantados de ceder siempre para satisfacer sus necesidades de entretenimiento.

Te recomendamos

A3

ADN

Navidad

Recopilatorio

Enamorando

Compartir