líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Se trata de dos app para la interacción de los vecindarios

¿Tienes Sal? y Nextdoor, dos redes sociales para reconectar los barrios

En una sociedad donde la comunicación personal ha ido perdiendo importancia, estas aplicaciones ofrecen una alternativa perfecta para retomar el contacto con las personas de nuestro entorno

tienes-sal-nextdoor-redes

Las nuevas tecnologías y el avance en telecomunicaciones han revolucionado la forma de mantener el contacto personal con los demás. Sin embargo, conforme más corta es la distancia a la hora de comunicarnos, más distante es esa comunicación. Así, nuestro mundo hiperconectado nos aleja de las personas que más cerca tenemos, nuestros vecinos.

En la actualidad, lo más frecuente es conocer simplemente de vista a las personas con las que compartimos escalera, rellano o edificio. De hecho, es aún más extraño que lleguemos a crear una comunidad real con ellos, o que compartamos nuestro tiempo o hagamos planes.

Para revertir esta situación, han surgido aplicaciones que pretenden alterar esta tendencia precisamente a través del buen uso de las nuevas tecnologías. Son las conocidas como redes sociales de vecinos. Su principal razón de ser es la de tratar de contrarrestar la desunión en los bloques para rescatar los vínculos, las raíces y la solidaridad en los barrios. Además, son herramientas concebidas para combatir la soledad no deseada, potenciar los negocios locales y mantener cierta idiosincrasia en las comunidades. Por todo ello, con todos estos objetivos en mente han nacido dos nuevas redes sociales, Nextdoor y ¿Tienes Sal?.

tienes-sal-nextdoor-redes

«Tratamos de reconectar, de devolver la vida a los barrios, de informar de comercios de toda la vida, hacer cosas juntos, quedar entre nosotros, crear lazos, compartir», explica Joana Caminal, responsable de Nextdoor España. Para Sonia Alonso, cofundadora de ¿Tienes sal? también es importante «realzar el carácter de las comunidades. Algunas más sociales, otras más lúdicas, culturales o solidarias”, como bien señala.

Su popularidad ha ido creciendo, y las experiencias que relatan los usuarios son tan dispares y variadas como sus lugares de residencia. Inés, por ejemplo, es residente del barrio de La Gavia, y empezó a utilizar estas redes sociales porque tenía miedo de salir a correr sola. «Entré por curiosidad y creé un grupo de vecinos para que me acompañaran. Al principio dudé, porque tienes que poner donde vives, pero al final son tus vecinos, nunca hubo ningún problema, fue genial».

Estas apps exigen cierta información por motivos de seguridad, como la dirección exacta que, a su vez, permite que te ubiquen y te conecten, y que «son necesarias para crear confianza y comunidad real«, cuenta Alonso.

tienes-sal-nextdoor-redes

Juan, por otro lado, creó en Vallecas un grupo de limpieza con el resto de sus convecinos para «repoblar alcornoques, quitar grafitis y flyers de prostitución». Por su parte, Xavi consiguió alumnos para enseñar inglés en el barrio de Tribunal gracias a Nextdoor. Además, es músico y pudo concretar su primer concierto en el vecindario en casa de su vecina Mercedes. La actuación ya va por su tercera edición y casi se ha «profesionalizado». En Chamberí, Belén y sus vecinos celebran tertulias con frecuencia, en las que «gente jubilada habla de sus cosas».

Todos son ejemplos que plasman a la perfección la utilidad de estas nuevas aplicaciones. Son decenas de historias que demuestran que es posible bajar «a la calle, a los parques, a los bares, a las casas de nuestros vecinos, volver a confiar unos en otros y ayudarnos mutuamente», concluye Caminal.

 

Just Eat y Takeaway.com se unen para crear una de las mayores plataformas online de reparto de comida a domicilioAnteriorSigueinte7 consejos muy "pro" que son brillantes perlas de sabiduría para los creativos novatos

Noticias recomendadas