Digital

Tinder y Ashley Madison: dos formas opuestas de afrontar el "despecho"

despechadoTinder y Ashley Madison, dos de las plataformas de citas más populares de los últimos tiempos, no han tenido mucha suerte últimamente y han sufrido en sus propias carnes el verse rechazadas de dos formas muy diferentes por la sociedad.

Comencemos con Tinder. La aplicación para encontrar el amor ha tenido un encontronazo con la periodista de Vanity Fair, Nancy Jo Sales, responsable de un artículo en el que acusaba a la app de no cumplir con sus objetivos remitiéndose a un estudio que apuntaba a que el 30% de sus usuarios estaba casado.

¿Cuál fue la reacción de Tinder? Montar una especie de rabieta a través de Twitter publicando hasta 31 tuits contra la revista en menos de una hora. Está bien defender con pasión nuestra marca pero este tipo de acciones nos hacen perder toda la credibilidad y sólo se consigue que nuestra compañía se ponga como ejemplo de lo que no se debe hacer en las redes sociales.

Centrémonos ahora en Ashley Madison. La plataforma que pone en bandeja a sus usuarios el adulterio en el más absoluto de los anonimatos, fue hackeada hace escasas semanas provocando todo un escándalo ante la posible revelación de datos privados de millones de usuarios.

Esto volvió a reabrir el debate moral sobre los tipos de servicios prestados por esta web. La reacción de Ashley Madison fue totalmente diferente a la de Tinder. Lejos de avivar el debate entrando en discusiones sobre la moralidad de la empresa, dejó que la tormenta pasase agradeciendo la ingente cantidad de publicidad gratuita que se hizo del site a coste cero.

Cuestiones morales aparte, Ashley Madison ha mostrado una astucia digna de aplaudir al capear esta situación. Una forma de actuar de la que otros despechados como Tinder deberían aprender.

Te recomendamos

#Highway2Sales

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

Compartir