Digital

Eficiencia operativa, experiencias, y otras ventajas de la transformación digital

Transformación digital: adaptarse para abrazar las oportunidades, no solo para sobrevivir

Transformación digital: adaptarse para abrazar las oportunidades, no solo para sobrevivir

Mucho se habla de la transformación digital hoy en día y, mientras a unos les suena a chinos, otros se pavonean de su ADN 2.0.

Y la realidad es bien distinta o, al menos, eso es lo que muestran los datos que revelan que en España el sector marketero tiene más predisposición que acciones para embarcarse en este proceso, por cierto, enormemente complejo.

De hecho, según el “Índice de Madurez Digital de las Empresas”, realizado por Íncipy e Inesdi, con la colaboración de nPeople, el 76% de las compañías españolas se encuentra en un estadio básico o inicial de la transformación digital.

Así, aunque la verdadera transformación digital es todavía un deseo más que algo palpable en el entorno empresarial, la buena noticia es que son muchos los profesionales que ya trabajan en esa dirección. Y no es para menos pues, aquellos que no se suban (y rápido) al tren de la digitalización, corren el riesgo de descarrilar.

La transformación digital se compone de nuevas oportunidades y de estrategias de negocios que surgen gracias a la aparición de las nuevas tecnologías. Se trata de una nueva oportunidad que permite combinar prácticas, dando como resultado nuevas técnicas y habilidades.

Pero no debe plantearse como una estrategia para ganar competitividad, sino como una adaptación imprescindible para la supervivencia. Como algo que va más allá de una simple implementación de tecnología.

Consiste en una reinvención y en un cambio cultural que afecta directamente a los procesos, procedimientos y hábitos, así como al comportamiento de organizaciones y personas, ayudándoles a mejorar su capacidad frente a nuevos retos. Bien sabe de ello beon. Worldwide, ya que la agencia es una de las compañías que más ha tomado conciencia de ello y, con el objetivo de innovar cada vez más, no olvida la necesidad de invertir en las operaciones digitales en todas sus múltiples actividades en sus eventos, comunicación y publicidad.

Así, a estas alturas no cabe duda de que la digitalización es una apuesta obligatoria para las compañías, sobre todo con previsiones que apuntan a que, en 2022, el 80% del crecimiento de los ingresos dependerá de las operaciones digitales. Sin embargo, la transformación ofrece también numerosas ventajas entre las que se encuentran:

• Generar experiencias nuevas al cliente
• Mejorar la eficiencia operativa
• Generar nuevas fuentes de ingresos
• Incrementar la capacidad de respuesta ante los cambios en el mercado
• Crear una ventaja competitiva para la organización
• Impulsar la cultura de la innovación dentro de la organización
• Mejorar la colaboración interna
• Profundizar el análisis de datos (Big Data)

Un cambio de dentro hacia afuera

Abrir la puerta al mundo digital depende, no solo de contar con la infraestructura y las herramientas adecuadas para evolucionar en las mejores condiciones, sino también de adquirir una nueva mentalidad y cultura empresarial.

Se trata de establecer un nuevo modelo de empresa dinámica y flexible, multidisciplinar y capaz de asumir importantes cambios en la organización interna y en los procesos. Para ello, se hace necesario contar con personas abiertas a este nuevo concepto organizativo y nuevos perfiles profesionales.

Los líderes empresariales deben desafiar sus organizaciones, creando mejoras de la productividad y ventajas competitivas a la vez que experiencias únicas y memorables para los clientes.

El nuevo perfil profesional de empresa 4.0 necesita poseer cierta conexión o entendimiento con las herramientas tecnológicas, motor de la transformación digital, y creatividad para exprimir al máximo la eficacia de estas herramientas.

Pero no se debe entender esta transformación sólo como una implementación tecnológica digital.

Aunque ésta ayuda a reinventar organizaciones adaptando sus procesos, productos y modelos de negocio a la demanda de los usuarios y consumidores, cada vez más digitales, es imprescindible exigir cambios internos para seguir siendo eficientes.

Desde el punto de vista empresarial, el conocimiento es una fuerza productiva pero, la formación digital sigue siendo, en nuestro país, una asignatura pendiente para las compañías con solo el 15% de ellas afirmando tener una buena preparación para hacer frente a la digitalización.

Transformación digital: adaptarse para abrazar las oportunidades, no solo para sobrevivir

Te recomendamos
En otras webs

FOA2018

A3Media

Rakuten

Telepizza

Compartir