Digital

Transformación Digital: una cuestión de oportunidad, no de supervivencia

Transformación Digital: una cuestión de oportunidad, no de supervivenciaHace ya unos años que nos encontramos en una profunda transformación digital que afecta a todas las áreas de la sociedad, desde cómo nos comunicamos hasta cómo trabajamos o consumimos.

Sin embargo, en los últimos tiempos, la evolución tecnológica no ha hecho más que acelerarse, dejando un panorama más que complejo para unas marcas que tienen la obligación de adaptarse lo más rápido posible a la volatilidad de los hábitos del consumidor si quiere permanecer en el mercado.

Pero, ¿están las marcas preparadas para afrontar los retos que vienen?

Para descubrir cómo se adaptan y cómo encaran el futuro, hemos asistido al Forbes Summit Transformación Digital, una cita con el marketing organizada por la revista Forbes en la que se reúnen las grandes marcas y medios para reflexionar sobre su futuro más inmediato.

Para abrir la jornada, David Rogers, autor de “The Digital Transformation Book”, ha querido ahondar en el significado de la transformación digital. “Para mí es algo muy simple, una pregunta, ¿cómo pueden los negocios anteriores a la era digital adaptarse para crecer en el entorno digital?”

“La transformación digital no trata de tecnología, el desafío está en cambiar la forma de pensar de las organizaciones”, asegura Rogers que añade “cuando una compañía crece en un entorno pre digital desarrolla una forma de funcionar determinada y por ello es necesario desarrollar nuevas maneras de enfrentarse al mundo digital”.

Y este cambio de pensamiento se basa para Rogers en 5 áreas principales que toda empresa debe abarcar para poder llevar a cabo una transformación exitosa.

1. Consumidores y la relación de las marcas con ellos. Hemos pasado de un mercado de masas en el que se llegaba a todo el mundo a un mercado en el que los consumidores no esperan a las marcas. Es por esta razón que “debemos pensar en ellos como una red de consumidores”.

2. Valor: la proposición de valor que las empresas ofrecen a los consumidores ha cambiado, han pasado de defenderse a adaptarse. “Lo que debemos preguntarnos es cómo puede el cambio crear nuevas oportunidades de negocio en lugar de cómo hace sobrevivir a mi negocio”, afirma.

Un ejemplo de ello han sido los museos que, a través por ejemplo de apps, han cambiado la manera de experimentar el arte y la cultura pero también a través de contenidos sobre las restauraciones de las pinturas o pequeños vídeos en los que se cuenta cómo se consigue conservar el arte.

También apuestan por la gamificación, por enganchar a los asistentes a través de pistas que conducen a los usuarios a través de las diferentes pinturas.

3. Competencia: antes la competencia estaba muy clara pero ahora estamos en un mercado en el que la competición y la colaboración son constantes. Ahora los competidores son asimétricos, ya no basta con construir productos, hay que construir plataformas.

“En el mundo digital la competencia no está en el propio sector sino en toda la red, la verdadera lucha es por la atención, por la relevancia”.

4. Data: se ha pasado de los silos a los objetivos estratégicos. Aunque destaca que las compañías siempre han tenido datos, su papel y valor es muy diferente hoy en día. “Han pasado de ser un elemento operacional más a ser un elemento clave para el funcionamiento de las empresas”. Por lo que el reto se sitúa en cómo cogemos esos datos y creamos un nuevo valor para los consumidores.

5. Innovación: La innovación tradicional se basa en un proceso con demasiados pasos, pero ahora la innovación se trata de una experimentación rápida con el objetivo de obtener el feedback necesario para mejorar el servicio lo más rápido posible, una cuestión de prueba y error.

En cuanto a la disrupción digital, Rogers asegura que es un término poco adecuado pues, aquellas empresas que no han sabido adaptarse a los cambios, transformar sus negocios no han sobrevivido.

Sin embargo, asegura, no es el mundo digital el culpable de su desaparición. Un ejemplo de ello es la enciclopedia Britannica, que a día de hoy sobrevive incluso en un entorno muy distinto al de su origen.

“Si puede sobrevivir la enciclopedia Britannica, cualquier negocio puede”.

Se trata, destaca, de adoptar una nueva forma de pensar sobre los consumidores, sobre el valor del negocio, sobre los datos. De esta forma todos los negocios pueden triunfar en el mundo digital.

Para finalizar ha querido señalar que “la estrategia es tanto lo que haces como lo que no haces, creo que la clave está en dónde ponen el foco las empresas. Si tu atención está en todas partes es muy difícil tener éxito, hay que determinar dónde se pone la atención, cómo se articula la estrategia y la visión de empresa”.

Te recomendamos

Cannes

Mundial

Regalos Ecology

Experiencias

Atresmedia

Compartir