Digital

Uber hace propósito de enmienda

Uber: del crecimiento salvaje (y sin ley) al crecimiento responsable

uberDurante los últimos años Uber ha sido una startup asilvestrada que se ha esforzado por pegar el estirón a toda costa (y caiga quien caiga). Sin embargo, acosada por los escándalos, que la persiguieron como una fatídica sombra en 2017, la compañía california está decidida a hacer propósito de enmienda y poner el foco en el “crecimiento responsable”. Así lo ha dejado claro Dara Khosrowshahi, CEO de Uber, durante su intervención esta tarde en la conferencia digital DLD, que se celebra actualmente en la ciudad alemana de Múnich.

Prueba más que evidente de que Uber está realmente dispuesto a enmendar los excesos cometidos en el pasado es que desea hacer borrón y cuenta nueva en Alemania, donde se enfrentó en el pasado a encarnizadas batallas legales.

“Alemania es un mercado sumamente prometedor para Uber”, recalcó Khosrowshahi. “Nuestra estrategia en este país será un total y completo reseteo”, añadió.

Khsrowshahi, que se unió a la startup californiana en agosto del año pasado para reemplazar a Travis Kalanick al frente de la compañía, aseguró que Uber está trabajando actualmente con los reguladores germanos (los mismos que intentó torpedear en el pasado).

Uber se enzarzó en una auténtica guerra judicial en Alemania cuando se aventuró por primera vez en este mercado y finalmente un tribunal teutón declaró ilegal la célebre app de transporte en 2014. Actualmente la compañía ofrece servicios de transporte mediante conductores provistos de licencia en Berlín y en Múnich (pero sigue siendo un “player” en el competitivo mercado del transporte).

La compañía, asegura su nuevo CEO, está dispuesta a dar carpetazo a sus agresivas prácticas del pasado, las mismas que se tradujeron para Uber en una letanía de batallas judiciales y de escándalos que pusieron al descubierto la toxicidad de la cultura de trabajo dentro de la empresa.

“Estamos ante un cambio de cultura, pero realmente creo que la crisis de 2017 fue tan grande que no necesito convencer a nadie de que el cambio es necesario”, señaló.

“Hay un rebelde en toda startup. Pero creo que Uber fue definitivamente demasiado lejos. Había en la empresa una especie de mentalidad pirata. Sobrepasar los límites no es lo mismo que pisotear los límites”, indicó.

“La vida no es ni mucho menos estar cómodo. Se trata de hacer algo grande. Ir a un sitio donde puedas marcar la diferencia como individuo y también trabajar en un lugar que está marcando la diferencia en el mundo”, dijo.

Khosrowshahi ha reconocido hoy en DLD que, cuando le llegó la oferta para convertirse en el nuevo de Uber, su primer pensamiento fue declinarla. Hoy dice estar feliz de haber asumido tan importante desafío, un desafío que pasa no sólo por afianzar el posicionamiento de Uber en el mercado (actualmente feroz) de las apps de transporte sino también en el ramo “food delivery”.

“Estoy convencido de que nos convertiremos en la empresa más grande de reparto de comida a domicilio en todo el mundo este año”, aventuró Khosrowshahi. Y lo cierto es la compañía parece excelentemente posicionada para conseguir su objetivo. Uber Eats (la filial “food delivery” de Uber) acaba de anunciarla compra de Ando, un restaurante afincado en Nueva York que sirve comidas única y exclusivamente a domicilio (y no dispone, de hecho, de espacio para almuerzos y cenas en su establecimiento).

En la agenda de Uber están además los coches autónomos, si bien  Khosrowshahi se muestra cauteloso en este terreno y cree que a la conducción 100% autónoma le quedan aún entre 10 y 15 años para echar raíces en el mercado.

Te recomendamos

México

2boca2

podcast

A3media

Compartir