Digital

Uber compra el empresa de alquiler de bicis eléctricas Jump

Uber se sube a la bici acomodándose en el sillín de la empresa Jump

Uber, que está permanentemente abriendo nuevas vías de negocio, le hincará el diente al alquiler de bicicletas eléctricas con la adquisición de la empresa Jump.

jumpPese a los problemas a los que ha tenido que hacer frente en los últimos tiempos, Uber no pierde de vista sus ambiciosos objetivos de crecimiento y de diversificación. Testigo del afán de la célebre app de transporte compartido por inaugurar nuevas y lucrativas vías de negocio es su última adquisición.

Uber acaba de echar el guante por no una cifra que se ha hecho aún pública a Jump, una empresa que supondrá la irrupción de la startup estadounidense en un sector inexplorado hasta ahora para ella: el alquiler no estacionado de bicicletas eléctricas.

Afincada en Nueva York, Jump aborda el alquiler de bicicletas eléctricas de una manera muy singular. Las bicis de la compañía no se estacionan en paradas específicas repartidas por la ciudad sino que van pertrechadas de su propio candado electrónico y se desbloquean mediante una aplicación ad hoc.

Los clientes de Jump abonan el alquiler de las bicicletas eléctricas en función del tiempo que las utilizan. Media hora de uso tiene, por ejemplo, un coste cercano a los 2 dólares.

Aunque se trata a priori de un servicio oneroso, Jump es una aplicación que tiene el foco puesto en los trabajadores que se desplazan por el centro de las ciudades, por lo que los trayectos no son nunca excesivamente largos.

Hasta la fecha Jump se las ha ingeniado para atraer alrededor de 2.200 millones de dólares en concepto de inversión y ha logrado echar anclas, más allá de Nueva York, en otras ciudades como San Francisco.

Jump, la nueva adquisición de Uber, es un viejo conocido (y socio) de la empresa liderada por Dara Khosrowshahi. Una y otra empresa colaboraron en su día en un programa piloto en Nueva York, en el cual las bicicletas eléctricas de Jump se ofrecían como un servicio adicional a los clientes de Uber a través de la app de la startup californiana.

De la mano de Jump Uber se sube al negocio del alquiler de bicis eléctricas, que pueden potencialmente hacerle muchísima pupa en el sector (cada vez más boyante) de los trayectos urbanos muy breves.

Te recomendamos

Energy Sistem

School

Podcast

BTMB18

Compartir