líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Uber sufre una sangría de 1.270 millones de dólares durante el primer semestre del año

uberA Uber, la controvertida app de transporte, le está saliendo carísima su ambiciosa política de expansión internacional. Según datos manejados por Bloomberg, la startup estadounidense habría finalizado el primer semestre del año con unas pérdidas de al menos 1.270 millones de dólares.

Estas preocupantes cifras habrían salido a la luz en una teleconferencia mantenida por el director financiero de Uber, Gautam Gupta, con los inversores, a los que informa cada tres meses de los resultados de la compañía. Uber no cotiza en bolsa y por esta razón no tiene la obligación de hacer públicas sus cuentas.

La compañía, que gracias a las generosas inyecciones financieras de sus inversores, está valorada en 69.000 millones de dólares, compite con rivales como Lyft por la supremacía en el mercado del transporte alternativo al taxi invirtiendo muchísimo dinero que va a parar, por ejemplo, al reclutamiento de nuevos conductores.

En sus siete años de historia Uber se habría gastado ya la friolera de 4.000 millones de dólares, de acuerdo con Bloomberg.

Sin embargo, los gastos de la app de transporte se habrían incrementado notablemente en el transcurso de los últimos meses, arrojando unas pérdidas de 520 millones de dólares en el primer trimestre del año y otra hemorragia de 750 millones de dólares en el segundo trimestre.

¿Lo peor? Que en Estados Unidos, donde Uber ya sería supuestamente rentable, la compañía no se habría librado tampoco de los números rojos.

En grandes metrópolis como Nueva York Uber trata de dejar K.O. a sus rivales con agresivos descuentos y precios muy bajos y esta estrategia estaría dejando vacías las arcas de la startup.

Aun así, y pese a que Uber gasta por el momento bastante más que gana, su facturación sigue creciendo a buen ritmo. Durante el primer semestre del año los ingresos netos de la compañía habrían crecido un 18% hasta los 1.100 millones de dólares.

 

La sobreoptimización o cómo ahogar al usuario en anuncios que son siempre los mismosAnteriorSigueinteBackstage, el as que YouTube se guarda bajo la manga para convertirse en una red social

Noticias recomendadas