líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

La Unión Europea se mantiene en negociaciones sobre la Ley de Inteligencia Artificial

La UE alcanza un primer acuerdo para regular los sistemas de IA a través de la Ley de Inteligencia Artificial

Fabiana Seara

Escrito por Fabiana Seara

Miembros de la Unión Europea mantienen el debate sobre la regulación de la IA dentro de la Ley de Inteligencia Artificial.

Ultimar los detalles de la Ley de Inteligencia Artificial se ha convertido en uno de los principales objetivos de la Unión Europea debido al auge de esta tecnología en los últimos 12 meses. Es por ello que la Comisión Europea, el Consejo Europeo y la Eurocámara siguen trabajando sobre el texto de la que será la primera ley que regule la IA en el mundo. De acuerdo a fuentes cercanas a las negociaciones, las instituciones de la UE han pactado los primeros acuerdos para regular los modelos fundacionales en los que se basan herramientas como ChatGPT de OpenAI.

Esta normativa europea tiene como objetivo impulsar el desarrollo de la tecnología, limitando posibles riesgos al prohibir las aplicaciones con «riesgos inaceptables» o consideradas como peligrosas, al manipular o violar derechos fundamentales, y monitorizaría aquellas consideradas «de riesgo» en el territorio europeo. Pero todavía quedan muchos puntos por cerrar.

Las negociaciones empezaron la tarde del miércoles, y se mantienen con el fin de dar «el empujón final al texto definitivo» de lo que será la normativa sobre esta tecnología. Pero, tras 18 horas de negociaciones, se alcanzó el primer acuerdo sobre las reglas relacionados a los modelos fundacionales, y todavía quedan por pactar los detalles relacionados a los datos biométricos, que se posicionan como un punto de inflexión entre las partes.

La UE debate la regulación de los sistemas de inteligencia artificial

Las complicaciones para cerrar las negociaciones sobre la Ley de Inteligencia Artificial se encuentran principalmente en las excepciones a la normativa para permitir, por ejemplo, la vigilancia biométrica en tiempo real en los espacios públicos por razones de seguridad de los Estados.

La Comisión Europea y los gobiernos quieren que se pueda utilizar este tipo de vigilancia para evitar delitos como el terrorismo, el abuso sexual o la protección a infraestructuras críticas, siempre con previa autorización judicial. Sin embargo, la Eurocámara se opone de forma rotunda a su uso al considerar que la vigilancia biométrica viola los derechos fundamentales. Pero, el ponente de la norma en el Parlamento Europeo, el socialdemócrata Brando Benifei, se abrió a permitirla si existen fuertes garantías para proteger los derechos.

Otro de los grandes puntos de inflexión de este debate es la regulación de los sistemas de IA generativa, como lo es ChatGPT de OpenAI, o la prohibición de sistemas de inteligencia artificial que supongan la manipulación cognitiva del comportamiento de personas o grupos vulnerables.

Como señalan desde la Unión Europea, el establecimiento de una normativa que regule la IA abordaría de forma definitiva los riesgos generados por los usos específicos de la IA a través de «un conjunto de normas complementarias, proporcionadas y flexibles». Además, estas regulaciones proporcionarán a Europa un papel de liderazgo en el establecimiento legislativo de esta nueva tecnología.

La exportación de tecnologías de IA dañina fuera de la UE

Si bien el acuerdo alcanzado por la UE en relación a la regulación es preliminar, y se encuentra a la espera del cierre de las negociaciones, numerosas organizaciones de la sociedad civil han advertido que no establecer unas obligaciones claras y decantarse en favor de los gigantes del sector «supondrá riesgos no menores».

Ante la falta de prohibiciones a la exportación de tecnologías de inteligencia artificial dañinas que vulneren los derechos de la Ley de inteligencia artificial, fuera del territorio europeo, Mher Hakobyan, asesor de incidencia sobre la regulación de la inteligencia artificial para Amnistía Internacional, manifestó a través de un comunicado que esto «demuestra un flagrante doble criterio por parte de los miembros del Parlamento de la UE, quienes por un lado presentan a la UE como líder mundial en la promoción de una inteligencia artificial segura, digna de confianza y ética y por el otro se niegan a impedir que empresas de la UE vendan sistemas de IA que vulneran derechos al resto del mundo».

Además, Hakobyan destaca que «es hora de que legisladores y legisladoras de la UE demuestren su compromiso real con los derechos humanos prohibiendo los sistemas de reconocimiento facial y de emociones, la actuación policial predictiva, los sistemas de puntuación social y otras tecnologías incompatibles con los derechos humanos en la UE».

Newsletter ¡Suscríbete a nuestra newsletter! WhatsApp Sigue a MarketingDirecto.com en WhatsApp

 

Jack Daniel's lanza su campaña más disruptiva con una pantalla gigante en 3D y experiencias inmersivasAnteriorSigueinteDentsu vaticina que la inversión publicitaria global pegará un brinco del 4,6% en 2024

Contenido patrocinado