Digital

Un ejecutivo de Google achaca el fracaso de las Google Glass a un marketing atroz

Google GlassDespués de varios años oyendo hablar de las Google Glass como el gadget que revolucionaría el mundo de la tecnología y de los dispositivos, a principios de año Google confirmó que las retiraba del mercado, al menos durante un tiempo.

Desde entonces mucho se ha hablado sobe los motivos que se esconden detrás de este sonado fracaso, pero ahora Astro Teller, jefe de Google X, ha declarado ante una multitud en el SXSW de esta semana que cree que las Google Glass fracasaron por la publicidad negativa que sufrió en los últimos años y porque recibió demasiada atención.

Las Google Glass son solo uno de los muchos proyectos que forman parte de Google X, el laboratorio secreto de la compañía encabezado por Teller que se dedica a los grandes proyectos de tecnología conocidos como “moonshots”. Según él, el gigante de la tecnología puso en marcha el programa Google Glass Explorer hace unos años con el objetivo de ver cómo la gente respondía a las gafas wearables. “El problema era que la gente pensaba que era el producto final de Google. Pero, de hecho, era un prototipo que Google estaba probando”.

El programa, que se cerró en enero, fue una especie de muerte anunciada después de que numerosas noticias y blogueros se refirieran a las Google Glass como “glassholes”. “Podríamos haber hecho un mejor trabajo de comunicación evitando que se convirtiera en lo más alto la conversación como lo fue”, dijo Teller.

Qué diferencia con el SXSW de hace un año, cuando los “marketeros” estaban ansiosos por incluir anuncios en estos dispositivos, e incluso había marcas que ya habían comenzado a desarrollar publicidad. En cambio, en 2015, esto no es más que una anécdota de tantas en la historia de la tecnología.

Teller también habló sobre los coches autónomos de Google, la actual comidilla del mundo de la tecnología. “Si se pudiera hacer un coche que realmente fuese más seguro que una persona conduciendo en cualquiera de las situaciones en las está al volante, se podrían salvar más de un millón de vidas al año”, afirmó Teller.

A diferencia de las Google Glass, la compañía está probando todos los escenarios y problemas con los coches autónomos antes de lanzarlos al mercado. Todos los días, los coches autónomos de Google viajan más de 1.600 kilómetros por calles de la ciudad para encontrar situaciones puntuales o extravagantes que puedan poner a prueba la forma en que los coches reaccionan, para ayudar a la mejora del diseño y características de los próximos coches, explicó Teller.

Te recomendamos

México

2boca2

podcast

A3media

Compartir