Digital

Un empleado americano vende su puesto de trabajo a un chino mientras él iba a la oficina para ver vídeos de YouTube

La publicación alemana Spiegel ha revelado una noticia muy curiosa: una empresa americana puso el grito en el cielo cuando se dio cuenta de que casi a diario alguien entraba en la red interna de la oficina, burlando el complicado sistema de seguridad desde China y, lo más curioso de todo: utilizando los datos y la sesión de uno de los empleados, un desarrollador de software.

Mientras el trabajador, al que en la empresa definían como un empleado modelo, padre de familia y uno de los mejores desarrolladores de software de la empresa, estaba en su puesto, alguien desde China se metía en su sesión pudiendo tener acceso a datos confidenciales. Parecía imposible, ya que se necesitaba una tarjeta con códigos que varía constantemente.

El desenlace de esta curiosa historia es sorprendente: después de muchas investigaciones, la empresa (cuyo nombre es desconocido) investigó el ordenador del empleado descubriendo que hacía de todo menos trabajar: vídeos de gatos en YouTube por la mañana, unas compras a través de eBay por la tarde, Facebook, un resumen de la actividad del día al jefe y a casa. Trabajar era algo que no hacía ni un minuto al día, pero el trabajo estaba hecho, ¿cómo?

La explicación es tan sencilla como sorprendente: el trabajador había vendido su puesto, por el que ganaba una cuantía de seis cifras anuales, a una empresa china de IT. Para que esta empresa hiciese su trabajo, sólo tenía que pagar una quinta parte de su sueldo y proporcionarles las claves necesarias para trabajar por él. Ahora que se ha descubierto el pastel, le han despedido. Si han decidido contratar a la persona que trabajaba en su nombre es aún desconocido.

Te recomendamos
En otras webs

repoertaje a3

BackToBasics

Highway To Sales

Oh My Brand

Compartir