Digital

Nerviosismo, depresión o mareos son algunos de sus síntomas

La Universidad Pablo de Olavide crea un máster para prevenir la adicción a internet

La Universidad Pablo de Olavide crea un máster para prevenir la adicción a internetMás del 90% de la población de más de 15 años posee un smartphone, herramienta que conjuga perfectamente el ocio y la comunicación. Pero no todo es positivo. Los dispositivos móviles y la adicción a internet conlleva riesgos psicosociales como la falta de atención, la percepción errónea de la realidad, los problemas auditivos o visuales o las disfunciones sociales. Ante todos estos problemas, la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla ha desarrollado un máster en Prevención de Riesgos Psicosociales en Adolescentes y Jóvenes para analizar y prevenir los peligros de las nuevas tecnologías, según ElPaís.com.

Juan Agustín Morón, director del máster y doctor en Ciencias de la Educación, ha expresado que internet se ha convertido en una herramienta fuera de control, ya que “más de un 50% de los jóvenes se pasa más de cinco horas diarias enganchados”. Las patologías y síntomas suelen pasar desapercibidos, ya que no tienen una aparición física perceptible, pero un test básico puede ayudar a prevenir los problemas. En la mayoría de ocasiones, el abuso de la red proviene de la vida real, pues la persona no se ve capaz de encarar frustraciones, enfermedades, problemas laborales o sentimentales o la infelicidad.

Si el individuo necesita incrementar notablemente su cantidad de tiempo conectado para sentirse satisfecho o tiene dificultad para controlar su tiempo de conexión, podría indicar un potencial problema de adicción a internet. Según Morón, la adolescencia es una de las etapas más críticas. “No es una cuestión de causa-efecto, sino de una mayor o menor probabilidad de desarrollar un problema en función de una multiplicidad de variables”.

La vulnerabilidad también está asociada a rasgos de la personalidad como la intolerancia al dolor, el insomnio, la impulsividad, los cambios de humor, la timidez excesiva, la baja autoestima, la fobia social, la hostilidad o el rechazo de la propia imagen. Aquellas personas que sufren de adicción a internet suelen padecer nerviosismo, ansiedad, pensamientos obsesivos, depresión, pérdida de visión, molestias cervicales o mareos, entre otros síntomas. La reducción de los tiempos de descanso y el abandono de las actividades sociales también pueden ser indicativos de estos trastornos, así como la disminución del rendimiento escolar o laboral.

“Lo más importante es educar a los menores en su uso para fortalecer el autocontrol o evitar situaciones de desconocimiento”. Si esto no funciona, Morón aconseja acudir a terapias o, en una fase más avanzada, a tratamientos farmacológicos.

Por su parte, Luisa Torres Barzabal, firmante también del estudio Educación y adicción a las TIC, señala que los padres y profesores también tienen que educarse en las nuevas tecnologías para limitar sus riesgos sin tener que renunciar a ellas. “Es una realidad que hay que trabajar en todos los aspectos y en todos los niveles”.

Te recomendamos

Cannes

Mundial

Regalos Ecology

Experiencias

Atresmedia

Compartir