Digital

David Shing, profeta digital de Oath, en Inspirational 2017

Vender al corazón para llegar a la cabeza en la era del ruido digital

Vender al corazón para llegar a la cabeza en la era del ruido digitalCuando se trata de hablar de gurús del marketing, el mundo digital y la comunicación, el trono está ocupado.

No se deje distraer por sus vestimentas, sus enormes gafas o su peculiar peinado porque en lo que al sector respecta, el profeta digital David Shing tiene mucho que decir.

De la mano de Oath, el experto recorre los eventos de medios mundo poniendo los puntos sobre las íes en el caos en que se ha convertido el sector online.

Una vez más, sin pelos en la lengua, el famoso Shingy, ha querido poner a la industria española con los pies en la tierra hablando en Inspirational 2017 sobre el futuro de la comunicación digital.

Ha comenzado destacando el enorme crecimiento de la jerga marketera, esas buzzwords que se pronuncian mucho, pero de las que se sabe poco que aleja al sector de los verdaderamente importante: la creación, la cultura y la conexión con el consumidor.

Y es que, aunque la tecnología está, sin duda, cambiando nuestros comportamientos no ha transformado las necesidades y la misión, apuesta Shing, es entenderlas para conectar con los consumidores.

Con la experiencia como palabra por excelencia del 2017, ésta llega de la mano de las nuevas tecnologías como la realidad virtual que todavía no ha desarrollado su verdadero potencial. Y es que, no se trata de un simple hardware, asegura el ponente, sino de ser capaces de difuminar esa línea entre la realidad y esa capa virtual.

Con respecto a esta campaña, Shing asegura que este “es el poder de la experiencia de marca y no debería haber una línea entre la realidad y lo virtual, debemos sentir que vienen del mismo sitio”.

No hay duda de que el contenido va a cambiar de manera radical y las marcas comienzan a competir ya no con las compañías rivales, sino con los propios usuarios.

“La creatividad tiene que ser redefinida. Si estas en el mundo de los contenidos no solo compites con tu industria sino con el resto del mundo. “Ya no se trata del consumo de contenido sino de convertirse en curadores de experiencias”, afirma Shing.

Con el internet de las cosas, casi cualquier objeto, es susceptible de entrar en la conectividad para enriquecer la vida de los usuarios.

Pero, a pesar de la gran cantidad de sofisticados wearables que existen, hay que volver a la esencia, a la palanca del cambio, a la emoción.

La oportunidad para las marcas se encuentra, por lo tanto, en la creación de valor que, en el caso de las nuevas generaciones, se halla en las redes que generan confianza.

La denominada me generation es más para el ponente una we generation. De hecho, destaca que, aunque los jóvenes son tendentes a utilizar numerosas plataformas lo hacen cada vez más de forma privada. Por ello, el objetivo de la comunicación pasa por crear conexiones en redes cerradas.

Y ha destacado un dato curioso y es que el exceso de contenidos es la sexta causa de estrés entre los usuarios. Por lo tanto, es necesario hallar el modo de reflejar la cultura a través de las marcas. El contenido importa, pero todavía importa más el contexto.

Un contexto con la emoción en el centro con el objetivo de “vender al corazón para llegar a la cabeza”.

Te recomendamos

Cannes

Mundial

Regalos Ecology

Experiencias

Atresmedia

Compartir