Digital

Análisis de Qustodio sobre el consumo de pornografía entre menores

Ver porno "demasiadas veces como para contarlas", la realidad de 1 de cada 3 menores españoles de entre 13 y 14 años

La digitalización democratiza el acceso a los contenidos, lo que implica que ciertas barreras desaparezcan y que los menores, como colectivo más vulnerable, se enfrenten a un tipo de contenidos mucho antes y con más facilidad.

Porno

Con la multiplicación de plataformas de entretenimiento y pantallas conectadas permanentemente, los contenidos pornográficos se han vuelto más accesibles para los menores a una edad cada vez más temprana. Según el Instituto Psicológico Desconecta, la edad a la que los menores españoles empiezan a consumir pornografía online se establece en 10 años.

Los números sorprenden: el 90% de los niños y el 70% de las niñas de entre 13 y 14 años aseguran haber visto porno al menos una vez en el año anterior y un 35% ve porno online "demasiadas veces como para contarlas". Estos datos pertenecen a una investigación publicada en la revista “International Journal of Developmental and Educational Phychology” y son, cuanto menos, preocupantes.

Qustodio, plataforma de seguridad y bienestar digital para familias, analiza esta realidad, desglosando las consecuencias que se derivan de un consumo temprano de pornografía.

En primer lugar, destaca la facilidad de acceso al porno, que ya no solo se puede encontrar en las webs especializadas, sino también en plataformas muy utilizadas por los jóvenes como YouTube, los videojuegos o las películas, a través de banners o pop-ups. Según un estudio realizado por la Universitat Jaume I, casi la mitad de los menores españoles se han encontrado más de una vez con pornografía en Internet sin haberla buscado expresamente.

El informe Menores e Internet: la asignatura pendiente de los padres españoles elaborado por Qustodio, apunta que, cuando los menores cumplen 9 años comienza la preocupación por que tengan acceso a la pornografía, pero solo el 26% de los padres españoles utiliza alguna herramienta para proteger a sus hijos de estos contenidos.

¿Puede convertirse el porno en un sustituto de la educación sexual? Una de las preocupaciones es que este tipo de contenidos se constituyan como un referente para los menores. Y es que el 74% de las familias afirma que los menores se informan sobre sexo en internet, según un informe realizado por el Instituto Internacional de Estudios sobre la Familia.

Por otro lado, 6 de cada 10 familias piensan que los contenidos sexuales explícitos en Internet favorecen conductas como las agresiones sexuales o las violaciones. Además, según se descubre en el informe Adolescents and Pornography: A Review of 20 Years of Research, este tipo de contenido fomenta los estereotipos de género y se aleja mucho de la realidad.

Estudio sobre el porno

Para Eduardo Cruz, CEO y co-fundador de Qustodio, "el contenido de tipo adulto está al alcance de todos, ya sea que lo busquen ellos o bien que les aparezca mientras navegan por Internet. Hablar con ellos y utilizar herramientas de seguridad y bienestar digital como Qustodio puede ayudar a las familias en esta complicada tarea."

Te recomendamos

Inspirational

vueling

A3Media

The trade lab

Compartir