Digital

Su vida en venta por 10 euros: bienvenido al mundo de los datos donde usted es el producto

datos-internet¿Acaso alguien duda de que los datos personales se han convertido en el petróleo del siglo XXI? Conocer todos y cada uno de los aspectos de nuestras vidas se ha convertido en el auténtico negocio de nuestros días. Cada vez pasamos más y más tiempo conectados a internet y, muchas ocasiones sin saberlo, dejamos un rastro con el que se puede perfilar prácticamente nuestra vida entera. Información que vale oro si hablamos en términos publicitarios.

Algo sobre lo que compañías como Google y Facebook tienen mucho qué decir (y ganar). Pero, ¿cuánto vale nuestra vida transformada en datos? La respuesta seguro que le sorprende: 10 euros. Una cantidad establecida en función a un referencia global de la explotación comercial de los datos personales que cada año obtiene Facebook de cada uno de sus más de 1.700 millones de usuarios.

Tal y como informan desde el diario El Mundo, ese paquete de datos que el gigante social posee sobre cada uno de sus usuarios y que gustosamente ofrece a los anunciantes, ha permitido a la compañía de Mark Zuckerberg ingresar gracias a la publicidad la friolera de 15.176 millones de euros en 2015. Un 48% más que hace solo un año.

El gigante social se ha convertido en una auténtica máquina almacenadora de datos personales. Hecho que los inversores valoran en Bolsa y más si tenemos en cuenta que la población a nivel global conectada a internet se sitúa en los 3.000 millones de personas. Recordemos que Facebook agrupa a 1.700 millones.

Sin comparamos el valor de nuestros personales de Facebook este se incrementa hasta 20 alcanzando los 208 euros. Una cifra destinada a los inversores que los usuarios no perciben.

Ponemos la vita ahora en Google. El gigante de las búsquedas ingresó en sus ya abultadas arcas nada más y nada menos que 67.000 millones de euros en publicidad. Todo gracias a la monitorización que realiza de sus usuarios a través de Chrome o el sistema operativo Android.

Por si no se lo habían dicho ya, bienvenido a ese mercado opaco de los datos donde usted, querido lector, desde su papel de usuario, se ha convertido en el producto. Mario Sol, director del máster IT+IP del ESADE, explica en El Mundo que los datos, tal y cóm apuntábamos al inicio de este artículo, “son el petróleo del presente, y lo serán aún más en el futuro”.

La utilización que de los mismos hacen muchas compañías se ha traducido en un ascenso bursátil que las ha situado en los primeros puestos de los rankings bursátiles. Basta con ver sus valoraciones: 583.000 millones de dólares Apple, 542.000 millones de dólares Google y 376.000 millones de dólares Facebook.

grafico33

Para comprender esto tenemos que entender que el mercado de los datos es uno de los más opacos que existen. El producto sobre el que se trabaja es nuestra vida que es anonimizada en función de las distintas regulaciones y se empaqueta para venderse. Una mina de oro para los anunciantes que buscan cada vez más dar en la diana con sus estrategias de publicidad personalizada.

¿Cuánto valen nuestros datos?

La gran cuestión que cada vez nos planteamos con mayor frecuencia y preocupación. El principal problema que nos encontramos es la ya mencionada opacidad de un mercado cada vez más atractivo para un alto número de agentes. Hecho que dificulta el acceso a referencias claras.

Vamos a tomar el ejemplo utilizado en El Mundo para plantearlo. Todos recordamos el hito que supuso la compra de WhatsApp por parte de Facebook en 2014. Resultó toda una sorpresa que el gigante social pagase 21.800 millones de dólares por una compañía que contaba en ese momento con 600 millones de usuarios (32 euros por cada usuario).

A día de hoy, el popular servicio de mensajería instantánea ha alcanzado los 1.000 millones de usuarios lo que se traduce en dos puntos muy a tener en cuenta. El valor por cada usuario se sitúa ahora en los 21 euros y, en segundo lugar, los datos de los usuarios de WhatsApp podrán ser comercializados a partir del próximo 23 de septiembre. El popular servicio se mete de lleno en el negocio de la recogida y tratamiento masivo de la información producida en el cada vez más atractivo de la publicidad digital.

grafico11

Un sector que solamente en España generó en 2015 un total de 1.288 millones de euros lo que se traduce en un aumento del 21% respecto al año anterior, según los datos ofrecidos la consultora PwC.

La guerra de los datos

A lo largo del artículo le hemos ido ofreciendo una serie de cantidades que dejan más que claro que estamos ante uno de los negocios más suculentos. No es de extrañar que cada vez estemos ante una cadena con un mayor número de eslabones en la que nadie quiere perder su trozo de tarta.

Tenemos que abrir la mente y dejar de pensar que únicamente citadas compañías como Apple, Google o Facebook son los que están llenándose los bolsillos. Desde entidades financieras como BBVA hasta gigantes como Inditex han encontrado en nuestra información personal un filón.

Pero no hace falta que nos vayamos a las grandes empresas para comprobar la cantidad de dinero que se puede generar con los datos. Desde El Mundo ponen como ejemplo a Weborama, compañía que posee 500 millones de perfiles anónimos de usuarios europeos (100 millones pertenecientes a ciudadanos españoles) clasificados y almacenados en base a 200 criterios sociodemográficos y comportamiento.

La empresa facturó en 2015 un total de 26 millones de euros que define su negocio en base a un concepto: respeto a la vida privada de los usuarios de cookies.

Un modelo de negocio que cuenta con riesgos a corto plazo. Uno de ellos pasa por que compañías como Google o Apple lancen sus propias tecnologías de cookies para publicidad o que organismos como la Comisión Europea establezcan leyes más restrictivas en esta materia.

Peor puede que uno de los golpes más duros pase porque los usuarios comiencen a reclamar sus datos. Hace pocos días conocíamos el anuncio realizado por el presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete. Ha planteado que compañías como Facebook o Google deberían compartir los ingresos de sus negocios con los usuarios.

Durante años Telefónica ha intentado que este tipo de plataformas paguen por la utilización de sus infraestructuras pero ha sido en vano. De esta forma presentaban la conocida como “cuarta plataforma” que entrará en vigor el próximo año. Un sistema para que sus clientes tengan constancia de los datos que la red conoce sobre ellos.

No cabe duda de que el objetivo final de este lanzamiento es que los usuarios soliciten lo que podríamos denominar como una recompensa por el uso de sus datos personales. "Cuando la plataforma esté lista tendrás una herramienta fácil para borrar tus datos, o para llevarte tu Personal Data Bank y monetizarlo, o no, en cualquier otra empresa de telecomunicaciones o empresa aparte", declara, según ha recogido El Mundo, Chema Alonso, responsable del proyecto de Telefónica.

grafico22

Una idea bastante innovadora que ya ha sido desarrollada en Estados Unidos (EE.UU.) pero que no ha conseguido terminar de cuajar. Expertos y analistas explican que se trata de una iniciativa que merece todos los aplausos pero que, a día de hoy, es inviable.

“Cuando compartimos información haciendo un me gusta en las redes lo hacemos de forma voluntaria, generando mucha inteligencia: gustos, aficiones, ideología política, pautas culturales.... Todo eso se analiza, procesa y comercializa a anunciantes que buscan un público particular", manifiesta Deepak Daswani, experto de Deloitte CyberSOC, que no duda en afirmar que nuestra exposición aumentará cada vez más según pase el tiempo.

Recordemos que estas empresas no están cometiendo ningún tipo de actividad ilegal puesto que nosotros como usuarios cedemos nuestros datos personales a cambio de un servicio. Aunque existen derechos universales, no estaría de más que echásemos un vistazo a letra pequeña de las condiciones de estos servicios que muy pocos leen.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir