Digital

Zalando, ¿la Stasi del comercio electrónico?

zalandoEs una empresa al alza en el competitivo universo del comercio electrónico, pero lo que se esconde en los bastidores de Zalando no es sexy ni mucho menos. Así lo ha puesto al descubierto un documental emitido recientemente por la RTL en el que la joven reportera Caro Lobig se infiltró durante tres meses en el centro de logística de la empresa alemana en Erfurt.

Pertrechada con un podómetro escondido entre su ropa, Lobig asegura haber caminado hasta 27 kilómetros diarios durante su tormentosa experiencia laboral en Zalando. El trabajo de Lobig consistía en recoger productos de las kilométricas estanterías del centro logístico de Zalando para preparar pedidos. ¿Un trabajo sencillo? Puede, pero sólo en apariencia. Las precarias condiciones laborales convirtieron un empleo aparentemente sencillo en un auténtico infierno para la joven reportera.

Lobig llevaba en todo momento consigo un escáner de productos para llevar a cabo su trabajo. Hasta aquí todo normal. Lo que es tan normal es que Zalando se aprovechara supuestamente de este escáner para vigilarla en todo momento.

En función de los datos generados por este escáner, la compañía controla la rapidez con la que sus empleados realizan su trabajo e incluso si están de pie o sentados. “Es como la Stasi”, asegura un empleado anónimo de Zalando en el documental.

La férrea vigilancia a la que son sometidos a diario los trabajadores de Zalando se extiende también a los constantes controles antirrobo. Al abandonar su puesto de trabajo, todos los trabajadores de Zalando tienen que pasar por un detector de metales antes de irse a casa. Y no sólo eso, son vigilados muy cerca para controlar cuántas veces van al baño y sus descansos son escasos y se anuncian mediante una bocina de irritante sonido que invita de todo menos a la relajación.

Las “caminatas” y la vigilancia permanente son sólo, de todos modos, la punta del iceberg en las condiciones laborales de los trabajadores de Zalando. ¿Lo peor de trabajar en Zalando? Los problemas de salud y sobre todo la falta de apoyo de la compañía para solucionar estos problemas de salud.

En el documental un paramédico del servicio de ambulancias asegura que las llamadas por urgencia médicas son constantes en el centro de logística de Zalando. Este paramédico recuerda que en caluroso día de verano uno de los empleados de la compañía alemana murió de un infarto en el baño. De hecho, Caro Lobig, la propia reportera infiltrada, sufrió en una ocasión un colapso nervioso como consecuencia del estrés. Lo peor fue, sin embargo, la escalofriante respuesta que Lobig recibió por parte de sus patrones: la pidieron que firmara un documento en el renunciaba al derecho a recibir asistencia médica.

A los problemas de salud, agravados en buena parte por las muchas horas que los empleados de Zalando tienen que pasar de pie durante su jornada laboral sin apenas descanso – “Sentarse en el trabajo no estaba bien visto. Si lo hacías tenías que contárselo a los jefes”, afirma Lobig– se une el espionaje entre trabajadores. Lobig asegura que espiarse entre compañeros era una práctica habitual, ya que los empleados estaban obligados a informar de cualquier falta a los superiores.

El documental de Lobig ha caído literalmente como una bomba en Zalando, que ha tomado inmediatamente medidas para capear el fuerte temporal desencadenado por la emisión del reportaje de la RTL y ha llevado incluso el caso a los tribunales.

Más de tres semanas después de la emisión del documental, Zalando, que en su día aseguró que una encuesta anónima llevada a cabo entre sus empleados había concluido que el 80% estaba contento en su trabajo, ha facilitado más sillas a sus empleados para que estos puedan descansar en la zona de producción del centro de logística más allá de los momentos de receso, ha instruido a su personal directivo para relajar el tono en su trato diario con sus subordinados, ha eliminado la recompensa de 500 euros con que hasta hace poco premiaba a los trabajadores que delataban por robo a otros compañeros, y ha aceptado incluso la inspección por parte de un funcionario especializado en protección de datos. Además, está revisando el modelo de trabajo en su centro de logística para proporcionar más pausas a sus empleados.

¿Ha servido entonces el documental de la RTL para aliviar las duras condiciones laborales en Zalando? Una trabajadora anónima afirma que el nivel de estrés ha disminuido sensiblemente en las últimas semanas, mientras que otros empleados afirman que el espionaje entre compañeros ha aumentado notablemente desde la emisión del reportaje de Lobig, pues Zalando estaría buscando a toda costa desde entonces chivos expiatorios.

Te recomendamos

Energy Sistem

School

Podcast

BTMB18

Compartir