e-commerce

20 años de Amazon: cómo es la empresa que lo cambió todo

amazonAmazon cumple 20 años. En 1995 empezó en una pequeña librería online de Seattle. Desde entonces, ha cambiado nuestros hábitos de lectura. Ahora queda la siguiente revolución.

El diablo se ríe. Pero en realidad, su risa no resulta especialmente maligna sino más bien distendida, propia del que ama la vida. Así de poco diabólico aparece Russell Grandinetti, vicepresidente de Amazon, en la sede central de Seattle donde todo el mundo le llama Russ: camisa de leñador, barba de tres días y rizos oscuros.

Pero su imagen no termina de ayudar. Sigue siendo el “Maligno” a ojos de la gran parte de la industria editorial. Él es el responsable de Amazon Kindle, la mayor empresa de libros electrónicos. En este sentido, Grandinetti no muestra conflicto alguno con los editores, que no están dispuestos a vender sus Best Seller por 9,99 dólares.

El miedo que despierta el nombre de Grandinetti explica en gran medida la victoria de Amazon en el mundo editorial. Es el líder mundial en el comercio de libros electrónicos y da igual que la tendencia del e-book continúe – eso es lo que espera Amazon – o que se estanque su crecimiento – lo que desean los editores. Siempre habrá lectores que demanden libros digitales o en papel.

El 16 de mayo de 1995, es decir hace 20 años, Amazon vendía su primer libro a través de su web. Dos décadas más tarde, es la empresa más poderosa de la industria editorial. Desde la invención de la imprenta, nadie había cambiado tanto el concepto de libro y precio como Amazon.

Cómete a ti mismo, antes de que otros lo hagan

La acción comenzó en 2003, justo después de que Apple lanzara su tienda virtual iTunes. En la plataforma de Steve Jobs, los usuarios podían hacerse con multitud de servicios y aplicaciones por algo menos de un dólar. Un año después, Apple ya era líder mundial en el sector de la música.

A mil kilómetros al norte de la sede de Apple, el equipo de Amazon tenía otras preocupaciones. Se había salvado de la quiebra tras estallar la burbuja de las puntocom y Estados Unidos veía resentida su economía. Fue entonces cuando Grandinetti llamó a su madre y volvió a la habitación que había quedado vacía en su casa.

Tuvieron que volver a empezar. A ojos de los expertos, la empresa remontaría con moderación y tendría beneficios con muy poco margen. Pero, si Steve Jobs había conseguido el éxito con la venta digital de música, ¿por qué no hacer lo mismo con los libros? Gradinetti hizo la maleta y se mudó con su madre a Nueva York.

Y la noticia por fin llegó. El presidente de la compañía, Jeff Bezos, anunció que Amazon se especializaría en la venta de libros tecnológicos y que además, desarrollaría su propio lector digital, y que hoy conocemos como Kindle. Y no fue fácil sacar el proyecto. Primero, Amazon no sabía cómo construir el soporte. Segundo, las editoriales, que eran sus principales aliadas en ese momento, no verían bien la llegada de un lector digital y por último, el éxito de Apple les hacía sombra. Así, Amazon decidió destruir su negocio antes de la compañía de la manzana lo hiciera.

Inicios caóticos y un equipo mezquino.

Por muy grande que sea, 150.00 empleados y ventas trimestrales de 27,5 millones de dólares, Amazon conserva el caos de una empresa que empieza. Un ex empleado aireó los continuos problemas entre el equipo, el desorden, la lenta burocracia y la supuesta maldad de algunos de sus ejecutivos.

A diferencia del estilo de Google, los trabajadores de Amazon no disfrutan de sushi o de vuelos en primera clase. Su fundador tampoco se ha librado de las críticas por la subcontratación de un misterioso equipo de trabajo llamado Lab 126 para el desarrollo del Kindle. Quién sabe, tal vez sea eso lo que mantiene su competitividad.

La cifra de 9,99 dólares sigue siendo polémica. Fijada por Jeff Bezos, el precio es muy inferior a un libro de tapa dura, dejando bien claro que leer digital es más barato que leer papel. Es cierto que su lanzamiento redujo el poder de grandes editoriales como Barnes & Noble en Estados Unidos o Thalia en Alemania. Pero otras como Hachette o Ullstein und Piper han iniciado un proceso de queja ante estamentos de la Comisión de Competencia de la Unión Europea.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir