líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

e-commerce Marketinge-commerce y las estrategias para fidelizar y aumentar beneficios

El e-commerce de ahora en adelante requerirá estrategias que pongan al cliente en el centro

3 estrategias para diferenciarse de la competencia y arrasar en el mundo del e-commerce

Ante la proliferación de la competencia entre retailers en el e-commerce, diferenciarse y fidelizar clientes es más esencial que nunca

Las restricciones impuestas a raíz de la Covid-19 han acelerado el cambio de los hábitos de consumo de los españoles hacia entornos más digitales. En concreto,el e-commerce ha pegado un subidón sin precedentes, anunciado por una curva de crecimiento que la pandemia ha acelerado hasta alcanzar el +36% durante el 2020. Este auge ha posicionado a nuestro país como el tercer mercado del mundo con más crecimiento de este sector.

Ante una nueva puerta abierta de posibilidades con enorme potencial, la competencia entre retailers se ha multiplicado. El efecto ha sido una bajada de los precios de los productos, según señala el Banco de España en su estudio “Efectos del comercio digital sobre los precios y la competencia empresarial”. Este nuevo punto de equilibrio entre oferta y demanda no ha anulado los beneficios de las empresas, pero sí ha reducido los márgenes en los que antes se movían. Algunas de las consecuencias negativas de esta proliferación de competencia, las empresas deben adoptar nuevas estrategias que refuercen la imagen de marca, la experiencia de usuario y la fidelización.

Los expertos del portal especializado Webloyalty señalan tres estrategias para generar ingresos adicionales mediante el e-commerce con un elemento común: poner al cliente en el centro de todo.

1. Mejor experiencia de usuario

Este es un factor decisivo para los retailers. Mientras que una buena experiencia de usuario puede atraer a otros clientes a un negocio o embellecer la imagen de marca, el efecto de una mala reseña puede ser completamente destructivo. Además, en casos como este los consumidores optan por cambiarse a la competencia.
La consultora Walker señala que este elemento tendrá de ahora en adelante más valor que otros factores como el precio o el producto.

2. Mayor personalización

Los clientes dan cada vez más importancia a los servicios y productos que tienen en cuenta sus preferencias en detrimento de las estrategias comunicativas y ofertas genéricas.. Según McKinsey, la personalización puede “incrementar hasta un 2% las ventas y reducir los costes de marketing en hasta en un 20”.

Por otro lado, este factor también sirve para incrementar la fidelización de marca, debido a un incipiente valor de la conexión emocional y a una cultura social más introspectiva.

3. Flexibilidad en el pago

El contexto de incertidumbre económica que ha dejado tras de sí la pandemia requiere opciones flexibles para impulsar la compra en e-commerce. Tarjetas de crédito, Paypal e incluso criptomonedas serán los métodos de pago más recurrentes en el escenario digital.

Por otro lado, los pagos a plazos también son una buena opción por su doble beneficio: el consumidor se asegura una mayor tranquilidad y desahogo económico, y la compañía puede aprovechar este efecto para alargar su relación con el consumidor y motivar otras compras.

Paula Rodríguez, Bussiness Development Director de Webloyalty, explica: “Los clientes son cada vez más exigentes y valoran, cada vez más, que las marcas se anticipen a sus necesidades o les ofrezcan distintas alternativas que flexibilicen y enriquezcan su experiencia lo máximo posible”.

Los consumidores gastaron más de 100.000 millones de dólares en apps a nivel mundial en 2020AnteriorSigueintePor qué Clubhouse tiene suficiente potencial para no ser flor de un día

Noticias recomendadas