e-commerce

3 razones por las que el futurista supermercado Amazon Go no será ningún éxito (de relumbrón)

amazon-goLa semana pasada Amazon presentaba en sociedad su primer supermercado físico, Amazon Go, una tienda robotizada y futurista (a más no poder) en la que no hay ni cajas ni tampoco colas para pagar.

Aunque Amazon Go es todavía un proyecto en fase beta del que se benefician única y exclusivamente los empleados del gigante del e-commerce, lo cierto es que el supermercado de marras tiene ya a medio mundo fascinado.

Equipado con sensores que registran en tiempo real los productos que el cliente arroja al carrito de la compra, el primer supermercado físico de Amazon promete poner punto y final a uno de los principales problemas del retail tradicional: las colas para pagar.

Cada vez que un cliente debe hacer cola para pagar en un establecimiento, la calidad de su experiencia global de compra se resiente. Y su satisfacción con el retailer sale también inevitablemente “escaldada”.

No sucede así en Amazon Go, donde el cliente no debe pasar por caja y paga los productos adquiridos simple y llanamente con su smartphone. El sistema automatizado del supermercado lee la aplicación de Amazon instalada en el teléfono del cliente y cobra automáticamente las compras desde la cuenta del usuario asociada a la famosa tienda online.

El funcionamiento de Amazon Go suena atractivo y casi “mágico”, pero ¿le bastará a la empresa de Jeff Bezos para revolucionar el universo de los supermercados? No necesariamente. A continuación, y de la mano de Horizont, repasamos 3 razones por las que Amazon no será, después de todo, el fenomenal éxito que promete ser:

1. Amazon Go está bien, pero sólo para compras rápidas
En el vídeo de presentación de Amazon Go vemos a varias personas que, probablemente durante su pausa para la comida, compran sándwiches y bebidas en el primer supermercado físico “made by Amazon”. Para este tipo de compras (compras rápidas) Amazon Go es un auténtico dechado de perfección y tiene desde luego muchísimo futuro por delante. Sin embargo, para otra tipo de compras, aquellas en las que el comprador tiene que invertir algo más de tiempo, Amazon Go no se perfila (por ahora) como la mejor alternativa. Cuando el consumidor realiza grandes compras, demanda a los establecimientos no sólo una amplia variedad de productos para elegir sino también asesoría de calidad (por parte de empleados de carne y hueso) y una buena atmósfera a la hora de comprar. Y eso es algo para lo que Amazon Go no parece estar preparado (por el momento).

2. Amazon Go es un “jardín vallado”
Amazon Go, que se jacta de hacer más fáciles (y libres de barreras) las compras, representa, no obstante, un obstáculo (insalvable) para muchos consumidores. Para comprar en Amazon Go el cliente debe tener no sólo una cuenta en Amazon sino haberse descargado además previamente la app de la empresa de comercio electrónico en su smartphone. Amazon Go es un “jardín vallado” al que pueden tener acceso sólo unos pocos consumidores y, como tal, no favorece las compras espontáneas que sí estimulan, por el contrario, los supermercados (con cajas y colas para pagar) de toda la vida. Puede que Amazon sea “mainstream” en la red de redes, pero en el mundo real le queda aún mucho camino por recorrer para llegar a serlo.

3. Amazon Go funciona única y exclusivamente con vigilancia total
Quien quiera comprar en Amazon Go (y librarse de las incómodas colas para pagar) deberá aceptar que todos y cada uno de sus pasos dentro del supermercado van a ser inspeccionados al milímetro. Amazon Go es un establecimiento lleno hasta los topes de sensores que vigilan todos y cada uno de los movimientos de los clientes. La pregunta es: ¿hasta qué punto estará dispuesto el consumidor a ser víctima de tan extrema vigilancia? Puede que un nativo digital no le dé demasiadas vueltas a esta pregunta, pero otros consumidores, los que no están tan familiarizados con las nuevas tecnologías, pueden utilizar el argumento del control llevado hasta la últimas consecuencias que Amazon propugna en su nuevo supermercado para rechazar de plano este revolucionario (pero también “cotilla”) modelo de retail.

Te recomendamos

#Highway2Sales

NH

Atresmedia

ADN by DAN

Compartir