e-commerce

La compañía de e-commerce apuesta por los autónomos para el reparto de sus pedidos

Amazon Flex: el gigante del e-commerce se suma a la ¿precaria? "gig economy" en España

El nuevo modelo de entrega de Amazon en España, Flex, por el que autónomos reparten paquetes en su propio coche ha generado defensores y detractores a partes iguales.

La economía colaborativa se ha convertido en un concepto que provoca tantas filias como fobias. Si para unos ha abierto nuevas oportunidades a empresas, trabajadores y usuarios, para otros, la carga el mismísimo diablo.

Si en un primer momento, la llegada a España de servicios como Uber, Deliveroo o Glovo, generó una gran expectación, la burbuja pronto comenzó a desinflarse cuando los “trapos sucios” de estos modelos de negocio comenzaron a ver la luz.

Hay quienes apuntan a que la llamada “gig economy”, la economía de los encargos, no ha hecho más que aumentar la precariedad laboral, convirtiendo a jóvenes, parados y población activa pero laboralmente excluida en esclavos “modernos”, fomentando el intrusismo laboral y generando competencia desleal en ciertos sectores del mercado.

Quienes se muestran a favor de este nuevo concepto, lo ven más como una manera de avivar el mercado y una oportunidad laboral para aquellos que quieran ganar un dinero extra de forma fácil, flexible y “a medida”.

El punto de encuentro entre estas dos actitudes es la regulación. La falta de una legislación en este ámbito abre un limbo en el que actualmente campan a sus anchas numerosas compañías. Amazon es una de ellas.

El gigante el e-commerce se ha convertido en objeto de críticas por su política laboral. Su deseo de reducir costes para mantener los precios por los suelos y no tener rival en el mercado digital, ha llevado a la compañía a que sean sus proveedores los que paguen el pato.

Hasta hace apenas 6 meses, Amazon trabajaba con diferentes empresas de paquetería para hacer llegar sus pedidos a los clientes. Sin embargo, los enormes volúmenes de paquetes a precios ridículos, hicieron que muchas de ellas comenzasen a desvincularse, sin llegar a romper, de la compañía.

Así, comenzaron a llegar pequeñas empresas que, en una posición menos ventajosa, comenzaron a aceptar las condiciones de Amazon haciéndose así con un trozo de la enorme tarta.

Ahora, la empresa de Jeff Bezos ha traído a España un nuevo modelo de entrega que suscita algunas dudas. Se trata de Flex, un servicio al más puro estilo Glovo, por el que son autónomos los que, con sus propios vehículos, reparten los pedidos de la compañía.

Sus centros de Madrid, Barcelona, Sevilla y Valencia ya cuentan con el servicio. Con un pago de 14 euros por hora, son muchos los que han optado por esta actividad como complemento salarial que, si bien no saca de pobre a nadie, se ha convertido en una forma de llegar a fin de mes.

Claro que, los trabajadores deben asumir los costes que implica realizar el trabajo: seguro del coche, mantenimiento, gasolina o impuestos.

Los que se oponen a este modelo argumentan que las condiciones bajo las que opera Amazon son abusivas tanto para el sector, incapaz de competir con los bajísimos precios de la compañía, como para las empresas de paquetería, que han visto reducido su porcentaje de la tarta y, para los trabajadores.

De hecho, estos últimos deben asumir la responsabilidad de la mercancía que transportan, con Amazon desentendiéndose de cualquier problema que pueda surgir en el proceso. Aun así, los centros de las compañías rebosan de coches cada mañana que hacen interminables colas para repartir los encargos.

¿El problema? Poco volumen y mucha demanda. Tanto es así que solo los más hábiles y rápidos, tecnológicamente hablando, pueden escoger sus horarios de trabajo a través de la app.

Todo, para conseguir (a cualquier precio) que los paquetes de Amazon no corran, vuelen.

Te recomendamos

A3

ADN

Recopilatorio

Enamorando

Compartir