e-commerce

Amazon obtiene unos beneficios sobresalientes, pero la bolsa le dice que son insuficientes

amazonDurante el último trimestre Amazon se las ingenió para multiplicar por dos sus ganancias, pero a los inversores, a los que todo les sabe siempre a poco, los magníficos resultados trimestrales del gigante de internet les ha resultado un tanto descorazonadores. Ellos esperaban más de la empresa de Jeff Besos, a la que castigaron ayer en la bolsa con un desplome del 13% en el valor de sus títulos.

Entre octubre y diciembre de 2015 los beneficios de Amazon crecieron más del 50% hasta alcanzar los 482 millones de dólares (440 millones de euros). Con esta nada desdeñable cifra sobre la mesa, la que es probablemente la tienda online más famosa del mundo obtuvo sus mejores resultados trimestrales en sus 19 años de historia en los mercados bursátiles.

Con todo, los analistas contaban con unas ganancias aún más abultadas. Y no sólo eso. La facturación de Amazon se quedó también por debajo de las previsiones de los inversores. Durante el último trimestre del año la empresa de comercio electrónico incrementó sus ventas en un 22% a los 35.700 millones de dólares. Aunque estratosféricas, estas cifras hubieran sido bastante más altas de no ser por la fortaleza del dólar y los tipos de cambio, que no favorecieron a la facturación en el extranjero de Amazon. De no ser por los tipos de cambio, la facturación de la compañía estadounidense hubiera pegado una zancada del 26% y no del 22%.

La caja registradora de Amazon sonó de manera particularmente atronadora en Estados Unidos, su patria chica, donde la empresa norteamericana incrementó sus ventas en un 24%.

De cara al primer trimestre de 2016 Amazon calcula que obtendrá una facturación de entre 26.500 millones y 29.000 millones de dólares y unos márgenes operativos de entre 100 y 700 millones de dólares.

En la división “Web Services”, mirada habitualmente con lupa por los inversores, Amazon sorprendió a propios y extraños con un vertiginoso crecimiento. La facturación en esta división escaló un 69% hasta los 2.400 millones de dólares y las ganancias operativas pasaron de los 240 a los 687 millones de dólares. Aun así, y como nunca llueve a gusto de todo, algunos analistas esperaban cifras aún más voluminosas.

La rentabilidad de la que Amazon ha presumido en sus últimos resultados trimestrales no es ni mucho menos la norma en el titán del e-commerce. En el pasado los inversores se las han tenido que ver en innumerables ocasiones con cuantiosas pérdidas por parte de Amazon. A Jeff Bezos, consejero delegado de Amazon, le gusta invertir a manos llenas (a costa a veces de quedarse en números rojos) para defender su privilegiada posición en el universo del comercio electrónico. De hecho, Amazon registró durante el último trimestre del año unos gastos de 35.000 millones de dólares, un 20% más que durante el mismo periodo del año anterior.

Durante el año pasado en su conjunto las ventas de Amazon superaron por primera vez la barrera de los 100.000 millones de dólares, llegando a los 107.000 millones de dólares, un 89% más que en 2014. Bastante más exiguos fueron los beneficios, que se quedaron en apenas 596 millones de dólares. No obstante, Amazon bajó el telón en 2014 con unas pérdidas de 241 millones de dólares.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

EL OJO

Compartir