e-commerce

Dígame cómo paga y le diré cómo compra

apple-payLa irrupción del e-commerce como forma alternativa o complementaria de realizar compras, supuso una auténtica revolución para los retailers que vieron en este canal una oportunidad única para impulsar sus ventas.

Y es que, la comodidad, rapidez y cada vez mayor sencillez en los métodos de pago favorecen impulsiva de los consumidores. Pero esta tendencia todavía se agudiza más con la llegada de nuevos métodos de pago como Samsung Pay o Apple Pay.

Su nueva barra, integrada en el nuevo modelo e MacBook Pro, que permite realizar pagos digitales con solo deslizar un dedo, marcará un antes y un después no solo en los procesos de compra en el mundo online sino también en los comportamientos de los consumidores.

Así lo confirma Sachin Banker, consumer researcher en University of Utah que estudia la influencia de la psicología y la neurociencia en la economía. De esta manera, el método de pago puede marcar una gran diferencia en qué se compra y cuánto se gasta.

El dinero en efectivo, por ejemplo, es un método que provoca cierto dolor psicológico de pago en los consumidores mientras que las tarjetas de crédito se asocian a beneficios o incentivos.

"Por un lado, la gente se siente mejor cuando compran con una tarjeta de crédito pero se sienten mucho peor cuando tienen que pagar la factura. Desconectan tu sistema de contabilidad mental", asegura Drazen Prelec, neuroeconomista en Massachusetts Institute of Technology’s Sloan School of Management, mientras que las tarjetas de débito reconectan el acto de comprar algo con el pago "y eso es lo que le gusta a la gente".

Para Tom Noyes, experto en pago digital, las nuevas tecnologías no solo suponen una nueva forma de pago sino que están cambiando lo que significa una transacción pues, "en vez de presentar un pago, presentas tu identidad".

Así, el pago digital ha entrado en una nueva dimensión en donde el acto de compra es mucho más personal y conectada con la parte emocional de los consumidores por su individualidad.

Y teniendo en cuenta que la mayoría de decisiones de compra se realizan de manera irracional, y basadas en las emociones del momento, parece evidente que el nuevo contexto propiciará un mayor gasto para alegría de los negocios y bancos y para disgusto de los consumidores más impulsivos.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir