e-commerce Marketing

El impacto del coronavirus en el e-commerce

Al e-commerce no le llega el oxígeno por culpa del coronavirus (pero aun así respira)

Puesto que los proveedores de muchos vendedores de Amazon son oriundos de China, muchos retailers se enfrentan actualmente a cuellos de botella en sus suministros.

coronavirus

Autor de la imagen: Giovanni Gastaldi

La rápida propagación del coronavirus es no solo un riego para la salud sino que tiene también un impacto más que notable en la economía global, una economía global que, inevitablemente debilitada, contagia también de su decaimiento al e-commerce (incluyendo al que se cobija a la sombra del todopoderoso Amazon).

China está hoy por hoy prácticamente aislada de todo el mundo. Y ello constituye un problema de primer orden para no pocas marcas y retailers, que fabrican en el gigante asiático buena parte de su inventario de productos.

Con la producción y la logística virtualmente paralizadas en China el grifo está cerrado. Innumerables fábricas emplazadas en las zonas afectadas por el coronavirus han sido clausuradas. E incluso aquellas que no han echado al cierre no están operando al 100% porque muchos de sus empleados no pueden acudir al trabajo, explica Franz Jordan en un artículo para Horizont.

La logística se ha visto también severamente afectada por el coronavirus. Los vuelos de UPS y FedEx con destino a la China continental han sido reducidos al mínimo y los pilotos solo trabajan de manera voluntaria. Las pocas aeronaves de carga que aterrizan en el país asiático no portan en sus entrañas bienes de consumo sino medicinas y máscaras quirúrgicas.

Por culpa de los cuellos de botella ocasionados por el coronavirus en la producción y la logística muchos vendedores de Amazon siguen aguardando la llegada de sus mercancías (mientras sus almacenes están ya casi desiertos).

El mayor temor de los vendedores no son las cuantiosas ventas verán malogradas a corto plazo sino las posiciones que se arriesgan a perder en los rankings de Amazon (cuyos efectos sí son lamentablemente a largo plazo).

Quedarse descolgados en los rankings de Amazon, la gran preocupación de los vendedores

A bote pronto el algoritmo de Google funciona de manera extraordinariamente simple. Los productos que se venden bien y reciben valoraciones positivas de los clientes son agasajados con posiciones más elevadas en los resultados de búsqueda. Y aquellos productos lastrados por ventas a la baja y "reviews" de naturaleza negativa se desploman en los rankings de Amazon (no para siempre afortunadamente, pero sí durante un tiempo).

Los productos agotados (cada vez más abundantes por culpa del coronavirus) ni pueden ser comercializados ni recibir comentarios (ya sean positivos o negativos). Si un producto está agotado durante un breve plazo de tiempo, los efectos negativos son afortunadamente limitados. Pero cuanto más se prolonga en el tiempo la situación, más severos son los perjuicios para los vendedores.

¿El problema? Que incluso si la producción se reanuda de nuevo en China, las mercancías que salen de las fábricas deben ser distribuidas. Y nadie sabe a ciencia cierta cuándo los puertos y los aeropuertos en el gigante asiático estarán plenamente operativos de nuevo. No será previsiblemente hasta comienzos de abril cuando los problemas de logística comiencen poco a poco a solventarse, conjetura Jordan.

Los efectos del coronavirus en la economía global son tan complejos como variados. Y los ganadores y los perdedores nacidos al calor de la epidemia están siendo completamente inesperados (o quizás no tanto).

Entre los perdedores figuran titanes como Tesla, cuyas acciones se desplomaron tras conocerse que la compañía lidiaba con problemas de suministro para los componentes de sus coches oriundos de China, y también Apple, que fabrica, al fin y al cabo, su producto estrella (el iPhone) en el gigante asiático.

¿Deben los vendedores cortar amarras con respecto a China en sus cadenas de suministro?

Los ganadores están siendo por lo pronto los vendedores de mascarillas y productos higienizantes, que están haciendo el agosto a costa de la histeria colectiva (no siempre justificada) provocada por el coronavirus.

Para algunos vendedores del ecosistema de Amazon el coronavirus poco o nada ha impactado en su negocio. Es el caso, por ejemplo, de Eltrato, una compañía que vende, entre otros productos, protectores para pantallas. La materia prima para la fabricación de su inventario procede de Japón y Corea del Sur y la producción tiene lugar in-house en su Alemania natal.

Conviene hacer notar asimismo que muchos vendedores que operan en Amazon, pese a ser originarios de China, cuentan con stock suficiente para eludir los cuellos de botellas durante varios meses, por lo que la crisis del coronavirus ha pasado apenas de puntillas por ellos.

Entretanto los proveedores procedentes de China tratan de limitar los daños trasladando sus servicios de atención al cliente a los hogares de sus empleados (mediante el "home office") e instalando duchas especiales y cuartos de aislamiento en sus fábricas. ¿El objetivo? Que sus clientes no busquen proveedores alternativos en países como Vietnam o Taiwán (una táctica que ya están utilizando algunas marcas).

Así y tanto, sobre buena parte de los vendedores de Amazon se cierne la alargada sombra de la incertidumbre (sobre todo cuando, según algunos, lo peor está aún por venir).

Afortunadamente hay algunas medidas que vendedores pueden implementar a corto plazo para nutrirse del oxígeno que les está arrebatando el coronavirus. Para reducir las ventas de productos con poco inventario los vendedores pueden, por ejemplo, reducir su actividad publicitaria y ajustar los precios si es necesario. Y tienen también la posibilidad de marcar como "inactivas" algunas de sus ofertas.

A largo plazo, y si la epidemia del coronavirus se transforma eventualmente en pandemia, los compradores deberían tratar de reducir su dependencia de China diversificando su cadena de suministro y posando quizás la mirada en los fabricantes de Vietnam, Taiwán y otros países asiáticos, concluye Jordan.

Te recomendamos

Inspirational

Criteo

Informa

Samsung

Compartir