e-commerce

A los españoles más mayores ya no les asusta la compra online

compra

La recesión económica española mermó el poder adquisitivo de los consumidores y la actividad empresarial. Los hábitos de compra de los compradores de nuestro país se vieron modificados drásticamente, buscando continuamente incentivos como cupones o descuentos para llevar a cabo las transacciones económicas.

Actualmente, sin embargo, los ciudadanos advierten marcados signos del progreso, pues se percibe una tendencia en alza del PIB, una progresiva reducción en el desempleo, además de una optimista visión económica. Estos factores han mermado el recelo anterior a adquirir productos o servicios, ya sea de forma digital o en las tiendas físicas, como recogen en eMarketer.

El 55% de los usuarios de internet españoles manifestaron que probablemente comprarían entretenimiento y viajes en los próximos doce meses, una cifra muy cercana a la presentada por el mercado alemán, tan solo cuatro puntos superior.

En cuanto a la adquisición de grandes electrodomésticos, los españoles afirmaban en un 41% de las preguntas que tenían pensado comprarlos en un futuro próximo, frente al 29% de respuestas afirmativas por parte de los franceses y al 40% de los británicos.

Las cifras, provenientes de un estudio de la entidad bancaria Cetelem, denotan también un cambio en la percepción de la industria digital por parte de los adultos con edades superiores a los cincuenta años. Anteriormente preocupados por el medio digital y sus riesgos, los veteranos en nuestro país son cada vez más propensos a utilizar la web para navegar o adquirir productos de forma online.

Cuando los consumidores sénior españoles eran los encuestados, de hecho, el 41% afirmaba que la compra de viajes la realizaba por internet y el mismo porcentaje manifestaba la adquisición de productos de ocio por ese mismo canal.

Un tercio de la población más madura de nuestro país declaraba también que internet era uno de los principales medios para adquirir electrónica de consumo y prácticamente un quinto de ellos decía que prefería el ecommerce para las compras de moda.

La alimentación, no obstante, sigue siendo un sector en el que predomina la compra en tiendas físicas y de hecho los encuestados afirmaron comprar vía online los víveres en una proporción muy reducida, de solo un 3%.

Las cifras ponen de manifiesto que incluso los cambios más radicales en los hábitos de compra, principalmente en cuanto a la migración de las transacciones en el mundo offline al online, han alcanzado también a los residentes españoles más maduros.

La economía colaborativa es, sin embargo, percibida con algo más de escepticismo por las audiencias más veteranas, manifestando poco más de la mitad de los encuestados con edades superiores a los sesenta años que tenían una opinión positiva sobre dichas prácticas. Aun así, las cifras de ese sector demográfico son bastante optimistas y por supuesto, la población joven es la más receptiva a la economía colaborativa, con un 76% de los jóvenes cuyas edades eran inferiores a los 35 años afirmando que eran partidarios de los servicios que pone a disposición del usuario la economía colaborativa.

A pesar de que los usuarios de internet europeos más maduros afirman ignorar la publicidad digital, España fue uno de los pocos países con una clara oposición a la tendencia. De hecho, el 58% de los españoles mayores de 50 años señalaron que tenían en cuenta los anuncios vistos en el medio online, lo que puede animar a muchas marcas a incluir a este sector de la población en concreto también en sus campañas digitales, donde la mayoría de las veces son desatendidos.

Te recomendamos

#Highway2Sales

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

Compartir