e-commerce

Así quiere definir el futuro el hombre más rico del mundo, Jeff Bezos

Jeff Bezos, el arquitecto del mañana

Amazon ha dejado de ser una plataforma de e-commerce para convertirse en el diseñador del futuro de los consumidores. La salud, el espacio, la publicidad, los asistentes digitales o la alimentación son solo algunas de las áreas de negocio que el gigante digital ya explora.

Jeff Bezos, el arquitecto del mañanaCon más de 100 millones de miembros Prime y 5.000 millones de productos vendidos a través de su servicio de suscripción el pasado año, Amazon va camino de conquistar el mundo. O, quizá ya lo haya hecho, a juzgar por las apabullantes cifras económicas que ha registrado en los últimos años.

Su crecimiento ha sido, a todas luces, sorprendente y es que, el gigante del e-commerce tenía hace tan solo 3 años, unas pérdidas de 250 millones de dólares.

Hoy, la compañía de Jeff Bezos puede presumir de haber duplicado sus beneficios hasta los 1.600 millones de dólares en el primer trimestre de 2018, registrando un aumento de ingresos del 43%.

Una tendencia al alza que lleva produciéndose desde 2017, año en el que el negocio de la compañía dio su salto más evidente al aumentar un 31% sus ventas y sus beneficios, pasando de 2.400 millones en 2016 a 3.000 millones en 2017.

Pero la carrera hacia el éxito solo acaba de comenzar para Amazon que, aunque comenzó como una librería online, se ha convertido en la compañía que definirá el futuro de los consumidores en casi todos los ámbitos.

Y es que, Amazon ya no solo es una plataforma de venta de productos. De hecho, esta actividad es quizá la menos relevante de las apuestas de Bezos.

Los asistentes y dispositivos digitales, con Alexa y Echo; los servicios en la nube; el mundo del entretenimiento y los contenidos originales; la alimentación; la publicidad; los medios de comunicación, el espacio exterior e incluso la salud son solo algunas de las áreas que ya tienen el sello Amazon.

Ámbitos en los que Bezos ha podido entrar gracias a la enorme cantidad de datos que tiene de sus usuarios y que le han permitido aventajar a sus principales rivales: Google y Facebook.

Ni el buscado, ni la red social han sido capaces de abarcar exitosamente tantas áreas de negocio como Amazon y parece poco probable que lo hagan, al menos a corto plazo. Ni los datos que Google tiene de sus usuarios tienen la misma calidad que los de Amazon, ni la confianza de estos en Facebook es comparable a la de la plataforma de e-commerce.

No por nada Jeff Bezos se ha convertido en el hombre más rico del mundo, con una fortuna que sobrepasa los 150.000 millones de dólares. La estrategia de Bezos ha sido siempre adelantarse, entender los cambios que se producen en el entorno y adaptarse a ellos para definir el futuro que está por llegar.

Se ha convertido en algo así como un arquitecto del futuro que, aunque a día de hoy no tiene rival, deberá guardarse bien las espaldas y seguir encontrando elementos diferenciadores ante el crecimiento de compañías como Alibaba o Walmart en Estados Unidos.

Más allá del negocio, uno de los mayores problemas que enfrenta Amazon está en el interior de su compañía. Las quejas que sus trabajadores, tanto en Estados Unidos como en España, le han puesto en el centro de la polémica y han puesto en duda la cultura empresarial de Amazon.

Una cuestión a la que Amazon debe enfrentarse con urgencia. En la era de la transparencia, la falta de ética puede convertirse en el mayor talón de Aquiles de Jeff Bezos. Porque, el mayor enemigo de su imperio no está en sus competidores, sino en sus consumidores.

Te recomendamos

Energy Sistem

School

Podcast

BTMB18

Compartir