e-commerce

El geobloqueo injustificado desaparecerá del mercado común

La Unión Europea pone fin al geobloqueo injustificado del e-commerce

geobloqueoEl geobloqueo injustificado, que impide a los consumidores acceder y comprar productos o servicios desde otros países, ha llegado a su final en la Unión Europea, según la normativa aprobada el pasado martes. Dicha normativa terminará con las actuales barreras del e-commerce, garantizando la eliminación de la discriminación entre consumidores según la nacionalidad, el lugar de residencia o de establecimiento.

“El fin del geobloqueo significa una mayor oferta y, en consecuencia, mejores precios para los consumidores y más oportunidades para las empresas“, ha señalado Lilyana Pavlova, ministra del país que ejerce la presidencia de turno de la Unión este semestre, Bulgaria.

Pero no todos los servicios están incluidos dentro de la nueva regulación. Por el momento, aquellos que ofrecen acceso a contenidos protegidos por copyright para su uso o venta, como la música en streaming, los libros electrónicos, los juegos en línea y el software, junto a los servicios financieros, audiovisuales, de transporte, salud y sociales, quedan excluidos, según ElEconomista.es. Esta exclusión será revisada de nuevo por la Comisión Europea en un plazo de dos años, una vez evaluado el impacto que ha tenido la normativa en el mercado interior.

En el resto de servicios, los consumidores no podrán ser discriminados en cuanto a precios, ventas o condiciones de pago cuando adquieran productos o servicios de otro país de la Unión. Por lo tanto, tendrán un acceso igualitario tanto en condiciones y términos generales y en cuanto al precio cuando la compañía en cuestión venda productos en un Estado miembro en el que ofrece servicio de entrega o un punto de recogida, así como cuando ofrece servicios suministrados por vía electrónica o servicios que recibe el cliente en el país donde opera, como alojamiento hotelero, eventos deportivos, alquiler de coches o compra de entradas.

Las empresas tampoco podrán bloquear ni limitar el acceso de los clientes a su interfaz de internet por su nacionalidad o lugar de residencia, salvo que esté justificado de forma clara. Pero lo que se prohíbe es la discriminación, no la diferenciación de precios. Por lo tanto, las empresas podrán seguir ofreciendo condiciones generales y precios diferentes en función de grupos de clientes en territorios específicos. Tampoco existirá la obligación de suministrar bienes a clientes fuera de los países de la Unión Europea.

Esta nueva regulación prevalecerá como norma general si entra en conflicto con normas sobre competencia, pero el derecho de los proveedores a imponer restricciones de venta no será afectado. Además, esta normativa distingue las ventas pasivas, a partir de órdenes no solicitadas, cuya restricción vulneraría la normativa, y las activas, en las que las empresas se dirigen a determinados consumidores, cuya restricción se enmarcaría dentro de la libertad comercial. La normativa sobre el geobloqueo entrará en vigor nueve meses después de su publicación en el Diario Oficial de la Unión Europea, que se espera para finales de marzo.

Te recomendamos

#Highway2Sales

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

Compartir