e-commerce

Lesara, la tienda online donde comprar ropa es un auténtico "chollo" (con truco)

lesaraEl invierno está a la vuelta de la esquina y su cercanía nos está forzando a aprovisionarnos de prendas de abrigo. ¿El problema? Que las prendas de abrigo no son baratas precisamente, ¿o sí? En Lesara, una tienda online que se precia de agasajar a sus clientes auténticos "chollos" en el universo de la moda y de los productos para el hogar, unos guantes de lana auténtica cuestan apenas 7,99 euros.

Lesara, una startup berlinesa de apenas dos años de vida, tiene su hábitat natural en la red de redes, pero utiliza en realidad la misma receta del éxito que el paradigma de las "gangas" en el universo offline: Primark.

La compañía, que cuenta en la actualidad con 150 empleados, compra ropa barata a distribuidores repartidos por todos los rincones del planeta pero asentados fundamentalmente en China, “viste” esa ropa con un packaging “resultón” y la envía por correo a sus clientes. Así de fácil (y rentable):

¿Lo más sorprendente? Que esta startup, que debe su nombre a los nombres de mujer más utilizados en el viejo continente (Lea y Sara), no tiene en nómina a ningún diseñador.

Los particulares diseñadores de Lesara no son otros que los motores de búsquedas y las redes sociales. En la red de redes Lesara se empapa de los colores, los estampados y los tejidos que se llevan, informa convenientemente a sus distribuidores y estos se ponen manos a la obra para fabricar ropa “trendy”.

Lesara, que no tiene departamento de marketing ni falta que le hace, se precia de vender a las masas las prendas y complementos que quieren al precio que están dispuestas pagar por ellos.

Detrás de Lesara está Roman Kirsch que, hijo de un inmigrante de origen kazajo, se cuenta entre los más "lumbreras" en la animada escena berlinesa de las startups. Hace cuatro años Kirsch, que hoy tiene apenas 27 años, fundó Casacanda, una suerte de IKEA online, y apenas doces meses después la vendió por 10 millones de dólares a la empresa estadounidense Fab.

Kirsch es ambicioso y a largo plazo quiere que su “criatura”, Lesara, se convierta en la tienda de ropa “low cost” número uno en la red de redes.

Como lo va a conseguir, es ya otra historia y es una historia inevitablemente controvertida. Algunos bloggers acusan a Lebara de falsear las valoraciones que los clientes hacen de sus productos. Pero donde más le llueven los dardos a Lesara es en el capítulo referido a las fábricas de sus proveedores, afincados casi todos en Asia, donde las condiciones laborales distan mucho de ser idílicas. La compañía se defiende, con todo, de las acusaciones y asegura que los estándares laborales en las fábricas de sus proveedores en China son un “calco” de los estándares laborales en Alemania. Lesara se olvida, sin embargo, de mencionar que la industria textil china es probablemente la menos respetuosa con el medio ambiente del mundo.

Estos graves reproches no están alejando, no obstante, a los internautas de la web de Lesara, que se jacta de contar ya con más de 3 millones de usuarios únicos mensuales y de despachar semanalmente 50.000 productos. Parece que nada, tampoco los “trapos sucios”, van a parar a Lebara.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir