e-commerce

Internet, el templo de la diversión sexual

SexTech: el nuevo escenario digital que rompe tabúes

Sexo y tecnología se unen en un nuevo escenario en el que las reglas del juego han cambiado por completo. Los tabúes se rompen para dar la bienvenida a la libertad sexual en toda su plenitud.

A lo largo de los últimos años los tabúes en torno al sexo han ido desapareciendo. La normalización del contacto físico, las relaciones entre personas y el disfrute corporal ha llegado a un país al que le ha costado décadas hablar públicamente de algo tan natural, necesario y placentero como, por ejemplo, un orgasmo.

En este sentido, la publicidad, el mundo digital y, sobre todo la tecnología, han jugado un papel esencial. Romper con los estereotipos que todavía existen sobre este tema y poner sobre la mesa la realidad (muchas veces idealizada) y las dudas de la población a través de campañas de marketing ha sido realmente liberador y útil para gran parte de la ciudadanía.

También las redes sociales han contribuido a normalizar el sexo. Aunque antes de la llegada de Tinder a nuestras pantallas existían múltiples servicios digitales de citas, no fue hasta su nacimiento cuando se cambiaron las reglas del juego.

A partir de entonces, las citas esporádicas con desconocidos se convirtieron en un divertido juego que, con final feliz o no, son carne de sobremesa con los amigos e incluso con la familia.

De esta manera, la digitalización ha abierto las puertas a la libertad y se las ha cerrado a los prejuicios. Y si no, que se lo digan a Pornhub, otro de los mayores "game changers" que existen en el entorno online y que le ha dado la vuelta a la industria del porno con un modelo de negocio que gana millones de adeptos cada año.

El sexo amateur por el que apuesta la compañía de Cindy Gallop no es más que un acercamiento a los individuos, a una sociedad que quiere disfrutar de su sexualidad al máximo sin aspirar a convertirse en cánones imposibles.

Junto a todo ello, la tecnología es una de las herramientas más poderosas para ofrecer a los usuarios una nueva manera de experimentar el sexo de todas las formas posibles.

Aunque hay quien dice que el futuro pasa por las relaciones sexuales con robots, lo cierto es que, hoy en día la tecnología ya pone a nuestra disposición un sinfín de productos con los que explorar la sexualidad solo o acompañado y a tan solo un clic de distancia.

El e-commerce es una ventana al mundo del sexo. La enorme variedad de productos originales, innovadores y capaces de satisfacer todas las necesidades (incluso las de nicho) que ofrecen los sex shop online ha marcado un antes y un después en la industria.

La facilidad de comprar desde casa, de escoger entre un inmenso catálogo de todo tipo de juguetes, lubricantes y cajas eróticas adaptados a cualquier presupuesto hace que estos espacios digitales sean auténticos templos de la diversión.

La revolución sexual digital y tecnológica ha llegado. Y bienvenida sea.

Te recomendamos

Dmexco 2019

Miami Ad School

Outbrain

T2O

Compartir