líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

EN MI IDIOMA, POR FAVOR

Redacción

Escrito por Redacción

La experiencia propia nos dice que hay una gran diferencia entre la efectividad de los e-mails enviados en el lenguaje del receptor y aquellos que se mandan en cualquier otra lengua, incluso si el lector la comprende. En el mejor de los casos será su segundo o tercer idioma y no logrará el mismo éxito que un mensaje escrito en aquel con el que el suscriptor ha crecido.

Muchos de los e-mails enviados en un idioma distinto al del receptor acaban directamente en la papelera de reciclaje, a veces a través de un sistema de reglas configurable en cualquier programa de gestión de correo. Otras, el destinatario se encuentra del otro lado de la pantalla, receloso ante la compra de un producto, dudando de que esa tienda que le muestra sus artículos en alemán, francés, inglés o incluso chino sirva pedidos a su país.

En cualquier caso, el primer mensaje que se comunica al cliente, nada más abrir uno de estos e-mails es: “No le conozco, no sé dónde está usted, quizá no pueda enviarle su pedido y lo más probable es que este mensaje no le vaya destinado”. No parece la mejor presentación para conseguir una venta.

Según Accenture, el chino será el lenguaje dominante en la red en 2007. Hasta entonces no lo sabremos. Pero sí podemos vislumbrar la importancia creciente del español, respaldado por los mercados español, latinoamericano y la importante colonia hispana en Estados Unidos, que cuenta con una penetración de PCs del 47% de los hogares (datos de Cheskin Research).

 

LA VIDA SABE BIEN PARA COCA-COLAAnteriorSigueinteEL ASTUTO MARKETING DE AMAZON

Contenido patrocinado