E-Mail Marketing

Gmail trabaja en la creación de un flitro para limitar a 50 palabras los correos electrónicos

Gmail trabaja en la creación de un flitro para limitar a 50 palabras los correos electrónicosA quien fuera el consejero delegado de Groupon, Andrew Mason, se le ocurrió una gran idea el otro día que no tenía nada que ver con las ofertas. Mason, quien fue destituido después de conocerse los malos resultados obtenidos por la compañía en el último trimestre, tuiteó un propuesta  que podría tener profundas implicaciones para aquéllos que sueñan con tener al día su bandeja de entrada de correo electrónico.

“¿Es posible insertar un filtro en Gmail para respuesta automática y rebotar los correos electrónicos de más de cincuenta palabras?”, era la propuesta que Mason lanzó en la red social. Según ha informado Bussines Insider, un ingeniero de software de la empresa aceptó el reto y se propone trabajar en la creación del límite de 50 palabras para Gmail.

Si se compara con Twitter, que permite 140 caracteres, parece bastante generoso, ya que la red social permite aproximadamente 25 palabras, por lo que se tendría el doble de espacio para escribir un correo electrónico que el que le puede permitir un tuit.

La aplicación de este sistema podría incrementar una mejora de la disciplina a la hora de avanzar en la concisión de los correos electrónicos. En una ocasión, Mark Twain se disculpó por escribir una carta larga por no tener tiempo de escribir una más corta. Shakespeare también expresó, a través de su personaje Polonio, de Hamlet, que la “brevedad es el alma del ingenio”.

Además, el usuario podrá desechar con mayor facilidad el correo no deseado del que realmente le interesa. Al igual que en Twitter, si una empresa le quiere hace llegar una nota de prensa, por ejemplo, quizás debería enviar un enlace en lugar de ofrecer el contenido directamente.

Sin embargo, hay a quién no le parece una buena idea. Para Susan Etlinger, analista del Altimeter Group, el límite de 50 palabras es “una solución errónea”. En su opinión, el problema que tiene el correo no es su longitud, sino el gran número de correos que llegan a las empresas. “Hay que hacer una criba mental: leer, responder e ignorar”, afirma. También cree que a menos que exista un acuerdo de toda la industria en cuanto a las 50 palabras, el cumplimiento de esta restricción sería irregular.

Joshua Lyman, consultor técnico independiente, considera que forzar que las comunicaciones electrónicas sean más cortas podrían conducir a un efecto de “chat” donde, en lugar de un correo, haría falta enviar tres. “Esto no sería de mucha ayuda”, afirma, aunque también para Lyman la limitación del espacio fomentaría que “la gente pensara mejor los correos electrónicos que envía”.

A pesar de los posibles inconvenientes, puede que merezca la pena probarlo. Con correos electrónicos de 50 palabras quizás sería más fácil tener una bandeja de entrada clara, directa y ordenada.

 

Te recomendamos

#Highway2Sales

NH

Atresmedia

ADN by DAN

Compartir