líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

TÁCTICAS PARA MANTENER SU LISTA OPT-IN

Son numerosas las compañías que mantienen la falsa creencia de que el principal cometido de una lista de e-mail opt-in es capturar nombres. Sin embargo, a menudo olvidan lo importante que es mantener esa lista, algo que se consigue simplemente mediante el respeto a quienes han cedido sus datos. Si ellos se muestran satisfechos, la relación con la empresa perdurará. Éstas son algunas recomendaciones basadas en las que facilita la compañía de opt-in email Boldfish:

1. Respetar las preferencias en cuanto a frecuencia. Cuando alguien se da de alta en una lista de comunicaciones opt-in (en la que el usuario solicita su inclusión), lo ideal es preguntar la periodicidad con la que quiere recibir mensajes y es necesario atenerse a sus deseos. Si la empresa tuviese la intención de cambiar la frecuencia debería primero enviar una comunicación al destinatario solicitando su permiso.

2. No pregunte demasiado. La gente valora su intimidad, por lo que antes de pedir determinados datos como el salario, la edad, etc. plantéese si de verdad le van a ser útiles. Siempre que sea posible justifique por qué razón necesita obtener un determinado dato. Por ejemplo, si pregunta por los hobbies del suscriptor, aclárele que esta información servirá para enviarle ocasionalmente ofertas en relación con sus aficiones.

3. Deje marchar a los usuarios que se quieran dar de baja. No se resista a permitirles borrarse de la lista. A veces la razón es únicamente un cambio de dirección e-mail. Pero sea cual sea el motivo, es necesario facilitar y agilizar el proceso al máximo y respetar los deseos de los usuarios registrados. Asimismo, cuando un nuevo prospecto se adhiere a la lista se le debe informar de la posibilidad de darse de baja.

4. Cumpla lo que prometió. Envíe a sus suscriptores simplemente el tipo de información que solicitaron, sin especular sobre lo que puede interesarles, pues podría ser acusado de enviar spam (correo no solicitado).

5. Detalle siempre la política de privacidad de su empresa. La responsabilidad de cualquier compañía es dar a conocer su política de tratamiento de los datos, así como informar a los suscriptores de cualquier variación al respecto.

6. Ajústese a la capacidad tecnológica de los suscriptores. Por ejemplo, muchos no cuentan con conexiones rápidas y otros no pueden recibir archivos en HTML, por lo que debe cuidar estos aspectos para no frustrar al receptor mandándole un video cuando lo único que puede ver desde su ordenador es un mensaje de texto.
7. Pregunte a sus usuarios qué quieren. Se sorprenderá de la cantidad de información que puede obtener simplemente insertando una pequeña encuesta en sus comunicaciones.
8. No utilice métodos poco transparentes para construir la lista. Si un internauta ha oido hablar de su empresa, sobre la que tiene una opinión neutral o incluso positiva y recibe un mensaje suyo sin haberlo solicitado, su percepción puede cambiar a peor. Al fin y al cabo le está enviando spam y de lo que se trata es de construir una lista de e-mails opt-in que pueda dar lugar a una base de datos perdurable.

 

LAS GRANDES AGENCIAS ESTADOUNIDENSES HAN REDUCIDO PLANTILLAAnteriorSigueinteINFORPRESS TOMA EL PULSO A LA COMUNICACIÓN

Noticias recomendadas