Mobile

¿El móvil es lo mismo que internet cuando hablamos de publicidad?

Lo que está pasando con el móvil hoy en día "no es diferente a lo que pasó con internet", aseguró recientemente el CEO de Pandora Joe Kennedy. Una afirmación comprensible cuando se tiene en cuenta que el número de usuarios de Pandora desde dispositivos móviles no deja de crecer al mismo tiempo que los ingresos publicitarios se ven subordinados a la web.

Es cierto que la gente está pasando de la web al móvil, pero para las compañías y los inversores el problema está en que los anunciantes no se muestran por la labor de pagar lo mismo por un anuncio móvil que uno online. De cumplirse lo que asegura Kennedy, empresas y medios podrían terminar por conseguir los mismos ingresos que algunos ya han logrado online.

Según explica Richard Waters en un artículo en el Financial Times, la situación sólo terminará “cuando la industria encuentre formatos publicitarios que encajen mejor en el medio y se desarrollen nuevas infraestructuras y técnicas, desde analíticas y datos sobre la efectividad de los anuncios móviles hasta nuevas formas de segmentación”. Pero antes de todo, es esencial entender que el móvil es un dispositivo que favorece la respuesta directa por encima de la creación de marca, y esto marca una diferencia clave con internet.

Al mismo tiempo, el móvil supone una desventaja cuando el objetivo es lanzar un mensaje complejo, o más de un mensaje, pero una estrategia que tenga en cuenta los tiempos y la localización podría tener una efectividad increíble a la hora de capitalizar los intereses más inmediatos de los consumidores.

Por otro lado, las aplicaciones móviles de marcas podrían dar un giro a este panorama. El 91% de las grandes marcas globales ya tienen su propia aplicación móvil, pero por ahora una inmensa mayoría no mide si la inversión ha tenido un impacto positivo sobre su marca. De hecho, muchas de estas aplicaciones son aburridas, o no tienen ninguna utilidad, y terminan por borrarse prácticamente al instante después de instalarse.

Pero hay datos que sugieren que una aplicación podría tener un efecto positivo. La clave está en que para lograr un mayor impacto los anunciantes tendrán que invertir en aquellas apps que ofrezcan alguna utilidad, y no sólo entretenimiento, a pesar de que estas aplicaciones sean las más difíciles de crear, pero las que más éxito tienen.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir