Mobile

¿Hacia dónde evolucionan las aplicaciones?

Es posible que HTML5 no te suene muy emocionante, pero desde el mundo mediático, la publicidad o el marketing, este extraño nombre recoge muchas de las esperanzas de la industria. En los últimos años hemos visto como se pasaba de la importancia de la web a las aplicaciones para llegar al dominio de los smartphones y los tablets.

Y si durante años las compañías han tenido serios problemas para crear contenidos en cada una de las pantallas, teniendo en cuenta las distintas compañías y el desarrollo tecnológico de cada uno de los dispositivos, el HTML5 ha llegado, aunque no para poner fin a esta situación, sí para ofrecer una serie de capacidades que convierten la experiencia digital en algo real.

No hace mucho, Apple cambió sus términos y servicios de la App Store para asegurarse de que recibiría una compensación por las compras que se hicieran a través de las aplicaciones. Un movimiento que no ha gustado a muchas marcas mediáticas, pero en el que la mayoría se encuentran atascadas. Y es que, ¿cómo es posible que un gran medio no tenga su aplicación en la tienda de Apple?

Ante esta situación, marcas como Amazon o el Financial Times decidieron retirar sus aplicaciones de Apple. Y algunas marcas, entre las que se encuentra el propio Financial Times, decidieron aprovechar el potencial del HTML5 para crear su propio entorno similar a una aplicación con unos resultados realmente positivos. Mientras sus aplicaciones en la app store de Apple son cada vez más limitadas, fomentan sus propias aplicaciones que son, en esencia, nuevas páginas web pero que tienen el mismo aspecto y reaccionan de la misma forma que las aplicaciones.

Muchas marcas están empezando ya a desarrollar estas aplicaciones en nube por su cuenta, y es posible que dentro de poco veamos un futuro en que los espacios de las marcas sean mucho más sencillos. Además, parece bastante lógico, ante la proliferación de los dispositivos, que las compañías creen una única web que puedan adaptar y ajustar a cada plataforma, en lugar de crear una para cada uno.

El cierto que el HTML5 no lo cura todo, pero la evolución parece dirigirse sin duda hacia esa realidad. Mientras tanto, que una marca o compañía pueda crear una aplicación que controle, actualice y cambie sobre la marcha, además de tener sentido, apunta hacia un futuro en que las marcas puedan desarrollar sus propios medios y probar el poder del mercado para averiguar si realmente necesitan que Apple o Google sean quienes digan los pasos que hay que seguir.

Te recomendamos

A3

ADN

Navidad

Recopilatorio

Enamorando

Compartir