líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Por 100 millones de dólares cualquiera se hace autónomo (o eso cree Uber)

manosLa nueva economía colaborativa está provocando más de un dolor de cabeza y es que, la falta de regulación en este terreno que determine si las apps actúan como intermediadores en un servicio o como ofertantes del mismo, ha provocado una enorme polémica sobre las condiciones de los trabajadores de Uber en varias ciudades de Estados Unidos.

Y es que, en caso de considerarse una u otra, las responsabilidades que adquirirían este tipo de compañías son bien distintas. La falta de una definición clara sobre la categoría de los trabajadores de estas apps y sobre el papel que desempeñan dentro de ellas, le ha llevado a desembolsar a la compañía la friolera de 100 millones de dólares y todo para que se calmasen los ánimos.

Básicamente, la app de transporte ha optado por comprar el silencio de más de 380.000 conductores y a través de esta enorme cifra, invitarles a retirar las demandas que habían interpuesto por no ser considerados como empleados de la empresa. Ahora, con más dinero en el bolsillo, no les importará que les llamen autónomos.

A través de este acuerdo es Uber la que sale ganando pues, al ser autónomos sus conductores, son ellos los que asumen la responsabilidad en caso de accidente ahorrándose la compañía los enormes costes que le supondrían los seguros de transporte.

Aunque ya ha habido otros casos similares con otras aplicaciones y, aunque este acuerdo con los conductores todavía no es definitivo, sí podría sentar precedente en el establecimiento de unas normas en el limbo de la economía colaborativa.

I-COM Global Summit - Cross Media & Device MeasurementAnteriorSigueinteFOA México: Ismael El-Qudsi (SocialPubli.com)

Noticias recomendadas