Mobile

5 cuestiones legales a considerar antes de embarcarse en la caza de criaturas en Pokémon Go

pokemon go
Pequeños y mayores han abrazado sin reparos la nueva aplicación Pokémon Go, convirtiéndola en un verdadero fenómeno de masas a un ritmo nunca antes visto. Uno de los muchos factores determinantes de su éxito es la realidad aumentada, pues insta a los usuarios a salir de sus casas y jugar en el exterior.

Esto mismo implica que los codiciados Pokémon se puedan avistar en cualquier momento y lugar, algo que pueden poner en peligro la vida de los jugadores y de aquellos que les rodean, debido a caminar o conducir mirando a la pantalla y no a sus alrededores, como ya advirtió la policía nacional mediante Twitter.

Las cuestiones derivadas del uso improcedente del juego móvil, lejos de quedar ahí, pueden tener implicaciones legales e incluso conducir a los usuarios a atentar directamente contra la ley. La firma de asesoría jurídica Legálitas ha elaborado una lista de posibles infracciones que podrían cometer los distraídos usuarios, que detallamos a continuación.

1. Entrar en una propiedad privada para cazar un Pokémon, sin autorización

Generalmente, los Pokémon se atisban en localizaciones públicas, o bien en establecimientos cerrados abiertos al público tales como centros comerciales o restaurantes.

Sin embargo, se han dado casos de avistamiento de las fantásticas criaturas de Nintendo en jardines y propiedades cerradas al público, siendo especialmente frecuentes en jardines particulares. En territorio español, acceder a sendas ubicaciones sin permiso puede constituir un delito de allanamiento de morada.

Las implicaciones legales del delito, previstas en el artículo 202 del Código penal, podrían conllevar una pena de prisión de los seis meses hasta los dos años, así como una multa. El tiempo se agravará hasta los cuatro en el caso de que se cometiera el allanamiento con violencia o intimidación.

2. Jugar a Pokémon Go en lugares públicos fuera de las horas de apertura

Por mucho que se trate de espacios públicos, si en el momento de avistar Pokémons estos se encontraran cerrados, lo conveniente será dejarlos ahí y regresar una vez abiertos al público. De lo contrario, se cometerá un delito que puede ser castigado con una pena de seis meses a un año y una multa. Asimismo, la pena podrá alargarse hasta los tres años si se hubiera accedido al recinto con violencia o intimidación.

3. Cazar Pokémon mientras se conduce

Conducir con la vista fijada en el Smartphone es ya, de por sí, una infracción administrativa reconocida con una sanción de 200 euros y la pérdida de tres puntos. Pero además, si se añade la distracción de tratar de hacerse con todos los Pokémon, se podría llegar a cometer un delito por conducción temeraria.

Con esto, el delito se agrava con seis meses de prisión hasta los dos años, así como la prohibición de conducir vehículos y ciclomotores entre uno y seis años. En el caso de que la conducción se hubiera producido con manifiesto desprecio a la vida de los demás, la pena de cárcel podría prolongarse hasta los cinco años, junto a una multa y la privación del permiso hasta una década.

Además sendos delitos, existen otras cuestiones legales a tener en cuenta antes de embarcarse en una caza inconsiderada

4. No podrá reclamar por daños sufridos jugando a Pokémon Go en la vía pública

En el caso de que un jugador topara con mobiliario urbano o ignorara las señalizaciones de aviso en la calzada y sufriera lesiones, no le será posible reclamar a la Administración Pública, ya que se trataría de una negligencia por parte del usuario.

5. Podría atentar contra la normativa de protección de la propia imagen al subir imágenes o vídeos a las redes sociales

Muchos de los jugadores no dudan en jactarse de sus logros de caza en sus plataformas de social media. No obstante, habrán de tener cuidado con la toma de imágenes por si salieran otras personas, ora reclamando su consentimiento expreso, ora asegurándose de pixelar sus rasgos. De lo contrario, se verían atentando contra la legislación de protección de la propia imagen.

Existen más riesgos para los jugadores, derivados esencialmente de tener la geolocalización activada y por ende, emitir constantemente señales sobre su posición geográfica que podrían ser interceptadas por delincuentes.

Al jugar con responsabilidad, los usuarios pueden disfrutar de una aventura inmersiva y realmente entretenida sin ningún tipo de peligro. Ante todo, han de ser conscientes de su situación y de su entorno, pues el juego se desarrolla en el mundo virtual pero las acciones tienen lugar en el mundo real.

Te recomendamos

#Highway2Sales

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

Compartir