Mobile

Cómo sacar todo el jugo marketero a WhatsApp

9 sabrosos cebos para tirar la caña al cliente (y pescarlo) en WhatsApp

Los jóvenes adscritos a la Generación Z beben cada vez más los vientos por las apps de mensajería. Razón de más para que las marcas fijen la mirada en estas plataformas.

whatsappPara la Generación Z las redes sociales en su vertiente más clásica están definitivamente demodé. En el corazón de los “centennials” han anidado con muchísima fuerza en los últimos tiempos las apps de mensajería.

Sin WhatsApp y compañía muchos jóvenes adscritos a la Generación Z se sienten completamente huérfanos. Por eso, y teniendo en cuenta la arrebolada pasión que inspiran en los más jóvenes las apps de mensajería, las marcas no tienen más remedio que comenzar a fijar su mirada en estas plataformas.

Para triunfar (en clave marketera) en WhatsApp y otras plataformas aledañas las marcas harían bien en hacer suyas las claves que propone a continuación Horizont:

1. Personalidad

En las apps de mensajería las marcas están obligadas a mostrar una personalidad teñida de humanidad y huir en la medida de lo posible de la jerga corporativa para poner el foco en la conversación y el contenido útil, divertido y relevante.

2. Canales, categorías y targeting

WhatsApp no dispone de ningún algoritmo por lo que el contenido diseminado por las marcas a través de este canal llega en principio a ojos de todos los contactos. Aun así, eso no quiere decir que las marcas no puedan segmentar sus mensajes en la célebre app. Si una empresa cobija en su seno a varias marcas, existe la posibilidad de crear varios canales. Y si el objetivo es conectar con un target muy concreto, las categorías le vienen como anillo al dedo a las marcas en WhatsApp. Eso sí, para segmentar contenidos en esta plataforma es preciso conocer datos concretos del usuario como su edad y su lugar de residencia (y para dar caza a tan jugosos datos no queda más remedio que preguntar al cliente).

3. Temas especiales de interés

WhatsApp es una plataforma ideal para conectar con nichos muy concretos de público objetivo y fidelizarlos mediante contenido relevante.

4. Frecuencia en la publicación de contenidos

Cada empresa es un mundo, pero en términos generales lo más conveniente es no enviar más de tres notificaciones al día. Todo depende del sector en el que se desenvuelve la compañía y también de la manera en que el receptor percibe el mensaje que llega a sus ojos. Para determinar la frecuencia de los mensajes en WhatsApp no queda más remedio que experimentar, optimizar y preguntar su parecer a la audiencia a través de encuestas.

5. Formato

En las apps de mensajería los contenidos pueden adoptar múltiples formatos (foto, vídeo, texto, link, voz y las infinitas posibilidades de combinación de estos cinco elementos). Para dar con el formato adecuado las marcas deben hacer suyo el método del ensayo y el error (poniendo perpetuamente la mirada en las tasas de apertura y de clic). Aun así, una cosa está clara: una imagen vale que más que mil palabras. Hay que ser cuidadoso, de todos modos, a la hora de seleccionar imágenes y huir como de la peste de las fotos de banco de imágenes (que difícilmente concitarán la atención de la Generación Z).

6. Extensión

En WhatsApp los mensajes deben ser forzosamente breves, precisos y provistos (en la medida de lo posible) de un tono divertido. Hay que tener en cuenta que en la famosa app la gente escribe mensajes rápidos, no novelas.

7. Contenidos especiales

¿Por qué no grabar de vez en cuando un mensaje de voz o un vídeo? Este tipo de contenido resulta particularmente idóneo para desear, por ejemplo, feliz fin de semana al cliente o para comentar una noticia importante que concierne personalmente al cliente. En WhatsApp, pese a las limitaciones que hay inevitablemente en esta plataforma, las posibilidades son en realidad inagotables (si las marcas están prestas a la experimentación).

8. Push & pull

A través de WhatsApp las marcas tienen la posibilidad de llevar sus contenidos a ojos de la audiencia y también de capturar información sobre los usuarios mediante concursos y tests (tomándose la molestia de recompensarles con acciones con el foco puesto es el “user generated content”).

9. Chats exclusivos (y limitados en el tiempo)

La comunicación one to one es el eje central en torno al cual pivotan las apps de mensajería. ¿El problema? Que las marcas no pueden permitirse el lujo de contestar de una tacada todas las preguntas que les hacen llegar los usuarios a través de estas plataformas. Por esta razón una buena idea es fijar, por ejemplo, un horario concreto para chats exclusivos (para responder a preguntas directamente relacionadas con procesos de selección, por ejemplo).

Te recomendamos

México

2boca2

podcast

A3media

Compartir