Mobile

El smartphone gana la partida a la comida entre los más jóvenes

Antes sin comida que sin smartphone: la adicción al móvil se pasa de castaño oscuro

Según un reciente estudio publicado por Addictive Behaviors, los estudiantes universitarios prefieren el smartphone a la comida en calidad de recompensa.

smartphoneLa adicción al smartphone (que clava particularmente sus garras entre los más jóvenes) continúa generando lóbregos y preocupantes titulares. Según un reciente estudio del que se hace eco la publicación Addictive Behaviors, los estudiantes universitarios están tan enganchados al teléfono móvil de sus amores que preferirían renunciar a la comida antes de verse privados de tan prodigioso gadget.

Para llevar a cabo la investigación, liderada por Sara O'Donnell, se puso bajo la lupa a 76 estudiantes universitarios con edades comprendidas entre los 18 y los 22 años. A los participantes se les negó la ingesta de comida durante tres horas y el acceso a sus smartphones durante dos horas.

Durante el tiempo que fueron despojados de comida y de smartphones a los jóvenes participantes en el estudio se les permitió o bien estudiar o bien leer el periódico.

Después de lo que O’Donnell describe en su informe como un “periodo más o  menos modesto de abstinencia” se autorizó a los participantes a realizar algún tipo de tarea en el ordenador para tener así la posibilidad de tener acceso a dos tipos distintos de recompensas: invertir algo de tiempo en el móvil o engullir una porción de 100 calorías de su snack favorito.

Y enfrentados a estas dos recompensas (la comida o el smartphone), los estudiantes se sintieron mucho más motivados a dar a la tecla en el ordenador para así ganar algo de tiempo con su queridísimo smarpthone que para llenar la barriga (aunque fuera con sus snacks predilectos).

En este sentido, el uso del smartphone puede ser utilizado de manera similar a la comida, el alcohol o las drogas para reforzar ciertos comportamientos (tomarse la molestia de ponerse a trabajar en el ordenador en este caso).

Puede que la investigación de la adicción al smartphone esté aún en pañales (como reconoce la propia autora del informe), pero hará correr probablemente ríos de tinta en los próximos años. Así lo sugieren al menos esta y otras investigaciones.

Te recomendamos

A3

ADN

Navidad

Recopilatorio

Enamorando

Compartir