Mobile

Así es como el fraude del tráfico móvil está llevando a la ruina a la industria marketera

fraude 300Durante los últimos años, el fraude del tráfico se ha convertido en el principal quebradero de cabeza de los anunciantes causando pérdidas de miles de millones de dólares. Y el nuevo año no parece que vaya a mejorar el panorama pues un reciente estudio asegura que el fraude es cada vez más frecuente en el sector de la publicidad móvil.

Este datos solo incrementa la preocupación de los marketeros sobre todo, cuando el móvil se ha convertido en el centro de toda estrategia publicitaria con el cambio de los hábitos de los consumidores hacia el manejo del smartphone como dispositivo casi único.

Hasta el 34% del inventario móvil analizado fue calificado de riesgo ante el fraude y el 12% de ellos como de alto riesgo mientras el restante 22% de las impresiones se consideran de tráfico sospechoso al no poder garantizar totalmente su falsedad.

"Al mismo tiempo que el mercado móvil crece y se convierte en un campo fértil, los fraudulentos también se centran en él", asegura Tim Koschella, CEO de AppLift y añade algo todavía más preocupante y es que, "los trucos que utilizan para retar al sistema son mucho más efectivos que los utilizados en los ordenadores".

El estudio muestra además un dato curioso y es que no existe diferencia entre la cantidad de fraude en dispositivos Android y Apple a pesar de la fama de la compañía de la manzana de contar con un sistema de seguridad prácticamente infranqueable.

Pero no todos los anuncios están bajo el mismo riesgo, sino que, existen diferencias entre formatos. Por ejemplo, las promos compradas utilizando técnicas de CPM son hasta 3 veces más tendentes a ser fraudulentas comparadas con los modelos de CPC.

Esto se debe a que las campañas de coste por clic incluyen más pasos como descargar una aplicación, algo que dificulta la tarea de los ciberdelincuentes. Sin embargo, a pesar del incremento de prácticas fraudulentas en la publicidad móvil, es el fraude a través del ordenador el que sigue generando mayores pérdidas para los anunciantes, alcanzando los 3.200 millones de dólares en comparación con los 1.300 millones del sector móvil.

El estudio muestra también los 3 tipos de fraude más comunes. Uno de ellos es la interceptación de apps por la que los delincuentes pueden hacer que los anuncios se carguen constantemente aunque el usuario no abra la aplicación haciendo que los anunciantes paguen por algo que no se está viendo y consumiendo los datos móvil de los usuarios. Es lo que se conoce como el fraude en las impresiones.

Otro de los más comunes es el fraude en los clics, el que se vale de bots para generar un enorme número de clics en los anuncios, de manera similar al fraude en ordenadores. Sin embargo, en móviles se puede añadir un tipo de anuncios que requieren que el usuario clique para poder cerrarlo y eliminarlo de la pantalla.

Por último, existe también de manera generalizada el fraude en la instalación que se basa en la simulación de descargas de apps que no son realmente adquiridas por los usuarios.

Pero si este panorama le parece oscuro, el futuro es bastante más negro pues, con la cada vez mayor integración de la publicidad móvil en los wearables, la smart TV o el internet de las cosas no solo incrementan las implicaciones del fraude, sino también la preocupación de los consumidores en términos de seguridad en el mundo digital.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir