líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

¿Asoma de verdad la pezuña de la censura en los smartphones

Mobile marketing¿Hasta qué punto es real la censura presuntamente practicada por los smartphones "made in China"?

Los smartphones "made in China", ¿un refugio para la censura?

¿Asoma de verdad la pezuña de la censura en los smartphones "made in China"?

El Gobierno lituano ha puesto recientemente en la picota a los smartphones oriundos de China. Y sus críticas son particularmente virulentas en el caso de Xiaomi.

Hace un par de semanas el Gobierno de Lituania, país miembro de la Unión Europea, acaparaba un buen número de miradas (preñadas de sorpresa) cuando advertía a sus súbditos de la compra (potencialmente peligrosa) de smartphones oriundos de China.

Tan tajante recomendación echaba raíces en un análisis emprendido por el Centro Estatal de Ciberseguridad de Vilna en el habían sido colocados bajo la lupa los teléfonos inteligentes con 5G de Huawei, Xiaomi y OnePlus y habían sido detectados potenciales amenazas para la seguridad.

El informe de marras fue particularmente demoledor con uno de los fabricantes de smartphones más en forma del momento: Xiaomi. Y es que en los dispositivos de esta marca se hallaron evidencias de funcionalidades claramente enfocadas a la censura. De acuerdo con los investigadores lituanos, el teléfono Mi 10T 5G de Xiaomi corre deliberadamente un tupido velo sobre una lista de hasta 450 términos de búsqueda. ¿El objetivo? Censurar contenidos potencialmente críticos con el Ejecutivo de Pekín.

Que la tecnología «made in China» esté siendo confrontada en el viejo continente y en Estados Unidos con elevadas dosis de escepticismo tiene que ver a priori con la deriva autoritaria del gigante asiático.

Pero, ¿hay de verdad pruebas contundentes e inapelables de que los smartphones fabricados en China sean potencialmente peligrosos? No siempre. En el dispositivo de OnePlus analizado por el Centro Estatal de Ciberseguridad de Vilna no se halló nada sospechoso. Y en el teléfono Huawei P40 se detectaron problemas de seguridad en la app preinstalada «App Gallery». Se trata, de todos modos, de una aplicación que está presente en todos los teléfonos de Huawei porque las apps procedentes de Google Play Store no pueden ser utilizadas en los smartphones de la marca china debido a las sanciones estadounidenses que pesan a día de hoy sobre la compañía.

Si el usuario no desea utilizar «App Gallery», puede instalar aplicaciones de otros proveedores que son también sospechosas de poner en jaque la seguridad del usuario. Huawei ha desmentido, no obstante, los descubrimientos efectuados por Lituania y ha asegurado que «los datos de sus usuarios jamás se utilizan al margen de los dispositivos de Huawei».

Xiaomi es el fabricante «made in China» sobre el que más sospechas recaen

Más preocupantes son los hallazgos realizados en el teléfono Mi 10T 5G Xiaomi, donde los analistas del Ministerio de Defensa de Lituania se toparon de bruces con funcionalidad preinstalada con capacidad para censurar contenido en las entrañas del dispositivo. De esta forma, el smartphone bloquearía términos de búsqueda como «Tíbet libre» o «Movimiento democrático». Y aunque en los dispositivos comprados en Europa está funcionalidad está desactivada, esta podría, así y todo, activarse a distancia, aseguran los investigadores lituanos.

Ante las duras acusaciones vertidas contra su marca por las autoridades lituanas, Xiaomi no ha tardado en en salir a la palestra para desmentir que sus dispositivos censuren contenidos y para recalcar que estos se acogen en todo momento a las leyes de protección de datos imperantes en la Unión Europea.

Sin embargo, examinadas más de cerca, las declaraciones de Xiaomi jamás refutan la existencia de una funcionalidad con el foco puesto en la censura en sus teléfonos y se limitan a subrayar que esa funcionalidad está desactivada en Europa.

Por otra parte, un análisis llevado a cabo por la renombrada comunidad de desarrolladores de Android XDA revela que la lista de términos censurados por Xiaomi está emparentada sobre todo y ante todo con la pornografía (un proceder similar al de otros fabricantes).

Resulta, en todo caso, sospechoso que en esa lista se abran paso también términos como «larga vida a la independencia taiwanesa». Xiaomi se ha propuesto, de todos modos, invalidar las sospechas mediante una investigación emprendida por expertos independientes (cuya identidad se desconoce).

De acuerdo con la filial española del fabricante chino, «los dispositivos de Xiaomi no censuran las comunicaciones para o de sus usuarios. Xiaomi nunca ha restringido ni restringirá ningún comportamiento ejercido por un consumidor en cualquier smartphone de la marca (como las búsquedas, las llamadas, la navegación por Internet o cualquier software de comunicación con terceros)». Además, «Xiaomi respeta y protege plenamente los derechos legales de todos los usuarios y cumple con el Reglamento General de Protección de Datos (GDPR) de la Unión Europea», enfatiza la compañía.

Temas

China

 

Consumo pone el foco en la representación discriminatoria y estereotipada de la mujer en publicidadAnteriorSigueinteEl mundo es el que tiene que prepararse para las niñas en este emotivo anuncio de LEGO

Contenido patrocinado