Mobile

El cifrado de seguridad de WhatsApp no sirve para nada: la compañía puede leer sus mensajes

espiarLa seguridad y privacidad en internet y las aplicaciones móviles se ha convertido en una de las grandes preocupaciones tanto de compañías como de usuarios. Pero, ¿realmente son efectivas todas las medidas que se adoptan? Las últimas informaciones apuntan a que no, y menos cuando son las propias empresas las que parecen no estar dispuestas a ello.

De acuerdo a un reciente informe publicado por The Guardian existe una puerta trasera que permite a WhatsApp leer los mensajes privados que enviamos. Un hecho que dejaría como inservible el sistema de cifrado de extremo a extremo por el que nos creíamos tan protegidos.

Fue la propia compañía adquirida en 2014 por Facebook la que estableció este sistema en abril del pasado año, precisamente para evitar que ni siquiera WhatsApp fuese capaz de leer nuestros mensajes.

Desde ese momento la empresa ha hecho de la seguridad y la privacidad de la que gozan sus usuarios su mejor estrategia de marketing. Hasta el punto ha confiado el mundo en sus políticas de privacidad que ha sido utilizado por políticos, activistas o disidentes tal y como recogen desde eldiario.es.

Para entender la relevancia de este hallazgo, hay que señalar que el cifrado de extremo a extremo está basado en la generación de una serie de claves de seguridad de carácter único que tienen por objetivo hacer que nuestras conversaciones sean 100% seguras.

Se trata de un mecanismo por el que el mensaje se lanza cifrado desde el móvil del emisor, viaja cifrado y llega al terminal del receptor donde se descifra. The Guardian informa de que la compañía cuenta con la capacidad de crear nuevas claves de cifrado cuando los usuarios no están conectados y el segundo check azul del mensaje no ha sido marcado.

Es precisamente en ese momento cuando somos más vulnerables por lo que sería la ocasión perfecta para cualquier atacante que quisiera acceder a nuestros mensajes.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

EL OJO

Compartir