Mobile

Cuatro de cada diez comercios ya aceptan el pago a través del móvil

pago movilParece que las tarjetas de crédito comienzan a quedarse obsoletas. La tecnología wallet o aplicaciones similares que permiten a los consumidores realizar pagos con tarjeta a través del móvil se han convertido en el principal objetivo de las entidades financieras para este 2014.

El pago con tarjeta a través de dispositivos móviles se ha convertido en la prioridad para las principales entidades financieras para este nuevo año que está a punto de comenzar. Por ejemplo, La Caixa, lanzó al mercado las etiquetas TAP Visa para teléfonos móviles que permiten a los consumidores realizar pagos en datáfonos contacless a nivel global.

BBVA es otra de las entidades que se ha sumado a esta carrera y hace pocas semanas lanzaba BBVA Wallet que, entre otras posibilidades, incorpora el sistema de adhesivos que posibilitan realizar pagos con el móvil en comercios físicos.

Tanto BBVA como La Caixa están de acuerdo en que este tipo de tecnología supone el "futuro". Desde La Caixa afirman que los pagos de plástico y aquellos que se realicen con tarjeta virtual "acabarán convergiendo en el pago con el móvil".

Según los últimos datos publicados por la entidad financiera a principios de diciembre, los clientes que utilizan medios sin soporte físico para pagar sus compras superan ya los 600.000. Esta cifra está directamente relacionada con el incremento de transacciones en el comercio electrónico, que en el caso de La Caixa, supone un 15% de su volumen total.

BBVA ha incorporado entre sus objetivos para el periodo 2014-2016 cuadruplicar el número de clientes que emplean la banca móvil de manera habitual que actualmente se sitúa en torno a los 1,3 millones. Este objetivo no es descabellado ya que desde que la entidad anunció el lanzamiento de BBVA Wallet, son ya casi 19.000 usuarios los que se han descargado esta app.

La Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones afirma que el comercio electrónico ha crecido más de un 18% en términos interanuales, hecho que ha favorecido el auge de estos sistemas de pago sin soporte físico.

Estas tecnologías se han convertido en una herramienta que facilita a los usuarios toda la información referente a sus tarjetas y que además les permite comprar en establecimientos físicos. Incluso en algunos como es el caso de BBVA Wallet, los usuarios pueden financiar sus compras en plazos de tres a seis meses. El éxito reside en que estos sistemas son cómodos, rápidos y lo más importante, seguros. Por ejemplo BBVA Wallet ha incorporado un sistema de notificaciones push para que el consumidor reciba un aviso cada vez que se realice una compra.

El principal problema es que no todos los datáfonos están adaptados para que los usuarios puedan realizar sus pagos a través del móvil. Las entidades están haciendo grandes esfuerzos por renovar el parqué de TPV y se estima que el 40% de los comercios disponen ya de un terminal adaptado para que los usuarios puedan efectuar sus pagos con tarjeta a través del móvil.

Al problema de las limitaciones tecnológicas hay que sumar que los usuarios aún desconfían de este tipo de sistemas. La Caixa afirma que estos sistemas "son totalmente seguros" y que "los datos que se requieren para los pagos virtuales se remiten directamente a una pasarela de pago desconectada que impide el acceso a los productos que el cliente tenga contratados con la entidad".

Te recomendamos

A3

ADN

Navidad

Recopilatorio

Enamorando

Compartir