Mobile

Después de un "atracón" (de iPhones), ¿llega inevitablemente el "empacho"?

iphoneEl iPhone, que marcó en su día un antes y un después en el mercado de la telefonía móvil, ha caminado siempre de la mano del éxito. Desde que viera la luz hace nueve años, el famosísimo smartphone de Apple ha sido siempre un "superventas" y lo sigue siendo, pero no tanto como antes.

Entre octubre y diciembre de 2015 Apple despachó 74,8 millones de iPhones en todo el mundo. La cifra parece a priori abultada (y sin duda lo es). Aun así, representa un crecimiento de sólo el 0,4%, la tasa de crecimiento más baja que ha registrado el iPhone desde que saliera del cascarón en 2007.

Durante su último ejercicio fiscal, cerrado el pasado mes de septiembre, Apple ingresó en sus arcas, sólo con el iPhone, la friolera de 150.000 millones de dólares. Y esto que parece una buena noticia es realidad no lo es tanto.

Armada única y exclusivamente con el iPhone, la empresa de la manzana dobla la facturación que otro gigante, Alphabet, consigue con su “joya de la corona” (no pequeña precisamente): Google.

Es maravilloso que los de Cupertino tengan semejante “bestseller” a su vera, pero es también preocupante. Que los designios de la empresa liderada por Tim Cook estén supeditados, como lo están actualmente, a los del iPhone no es bueno ni mucho menos para Apple.

¿Por qué? Básicamente porque cualquier “abolladura” en el iPhone se convierte en una “abolladura” en la empresa de la manzana en su conjunto.

Hace un año, y gracias a su remozado (y realmente nuevo) iPhone 6, Apple vendía smartphones como churros. Pero el sucesor de este auténtico “superventas”, el iPhone 6S, apenas trae novedades bajo el brazo y eso se está dejando notar inevitablemente en las ventas.

Cuando Apple presente dentro de unos meses el nuevo iPhone, no le quedará más remedio que dar un fuerte golpe sobre la mesa con un teléfono lleno hasta los topes de novedades, si no quiere el consumidor ponga a dieta sus ventas.

No obstante, los de Cupertino no deberían jugárselo todo a la carta del iPhone (por muy revolucionario que éste sea en su nueva versión). Apple necesita productos distintos del iPhone (y tan o más rompedores que el celebérrimo teléfono) para calmar su propia conciencia (y la de los inversores).

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir