Mobile

Destapamos el secreto del iPhone extremeño, Zetta

zettaCuando aterrizó en el mercado español, 1.200 compradores españoles recibieron con los brazos abiertos la creación de Zetta. Decía ser un terminal “diseñado y ensamblado en Extremadura” con unas especificaciones técnicas que lo posicionaban en la gama media-alta.

Así se valió en poco tiempo el apodo del “iPhone extremeño”. Aunque el tiempo probó que se trataba de un auténtico fraude, por el cual los creadores vendían terminales Xiaomi por un precio superior y con otro logotipo.

Tampoco se esmeraron demasiado en camuflar la identidad real del verdadero smarthpone, un Redmi Note 2. De acuerdo con Darío Agudo, uno de los miles de usuarios que cayeron en el engaño, para disimular el logotipo de Xiaomi los terminales tenían una pegatina. Así lo declaró recientemente a Teknautas y recogió El Confidencial.

El dueño del Zetta, como tantos muchos compradores, adquirió su terminal velando por el “negocio regional”. Con esto en mente se propuso reemplazar su smartphone antiguo, fabricado en China, por uno que apoyara la economía local.

“Siempre que puedo tiro para casa, aunque sea un poco más caro” afirmaba Agudo a Teknautas. Al final resultó que su esfuerzo fue en vano, pues su nuevo dispositivo también era asiático.

Los fundadores de Zetta, Unai Antinoo Nieto y Eric Cui aprovecharon precisamente el posicionamiento como producto nacional. Así pudieron inflar los precios con unos márgenes de 80 euros sin dejar de ser competitivos en el mercado.

Tal y como describía el comprador, el importe adicional se debía a “dos pegatinas”. Cubrían con adhesivos de una bellota el logo original de Xiaomi y también empleaban las cajas originales de los dispositivos chinos.

“Hasta la caja es la misma de Xiaomi. Le han puesto una bandera de Extremadura de lado a lado para tapar el logotipo” afirmaba. Aunque el smartphone sea relativamente bueno “el problema es que te venden un teléfono con especificaciones técnicas que no tiene”.

Además del engaño en cuanto al diseño nacional, los terminales aseguraban incluir un cristal Gorilla Glass para proteger la pantalla que no se añadió. Y el fraude de la compañía abarcaba también la tienda oficial en Mérida, descrita por Agudo como “un bazar chino de esos que vende de todo”.

¿Qué pueden hacer los compradores de Zetta?

La abogada Cristina Martínez Laburta, de C&ML Servicios Jurídicos, indicó a El Confidencial que la marca extremeña debe devolver el dinero a los usuarios. “Cada comprador o distribuidor de teléfonos Zetta podría solicitar la declaración de nulidad del correspondiente contrato” defiende. En caso de que los fundadores fueran condenados, podrían atenderse a una “pena de prisión de seis meses a tres años”.

El secreto está en el valor añadido

Zetta respondió a las implicaciones de los medios en un comunicado oficial emitido el pasado 18 de octubre. Allí tilda las manifestaciones de compradores, foros y medios de “no contrastadas” e “inexactas”.

Defiende la empresa que el verdadero valor añadido está en la adaptación de los smartphones y en el servicio postventa. De acuerdo con la propia empresa, “Zetta es una pequeña empresa, con apenas 7 trabajadores, que humildemente están trabajando intensamente para ofrecer la tecnología asiática y su uso en España y en Europa para su correcto funcionamiento”.

Te recomendamos

Energy Sistem

School

Podcast

BTMB18

Compartir