Mobile

¿Donde dije digo, digo Diego? Así le hacía ascos a la publicidad el fundador de WhatsApp hace apenas un mes

jankoumHoy está "casado" con uno de los grandes emporios de la publicidad online, pero hace apenas un mes, Jan Koum, fundador de WhatsApp, no dudada en hacer ascos al principal modelo de negocio de Facebook. "Somos fieles a nuestra filosofía de no incluir publicidad y juegos en nuestra aplicación", recalcaba Koum el pasado de enero durante su intervención en la conferencia DLD en Múnich.

El envío y la recepción de mensajes continúan estando en el centro y lo cierto es que "nos va muy bien así", aseguraba. "Ganamos dinero2, decía. Y no sólo eso, "ofrecemos un servicio muy confiable al usuario", añadía Koum. No en vano, los usuarios de WhatsApp envían una media de 30 mensajes al día a través de la famosa aplicación, apuntaba.

Koum, hoy un cheque de 19.000 millones de dólares en el bolsillo, aseguraba hace sólo un mes que WhatsApp no giraba única y exclusivamente en torno al dinero y que la app estaba estrechamente vinculada a su propia historia personal. Cuando Koum aterrizó en California a los 16 años procedente de Ucrania lo tenía muy difícil para seguir en contacto con los amigos que había dejado atrás en su tierra natal. Razón de más para estar tan orgulloso de que WhatsApp haya contribuido a derribar las barreras de comunicación que él mismo experimentó en su propia piel hace unos años, explicaba Koum en DLD.

Durante su intervención en DLD Koum se las tuvo que ver también una pregunta “peliaguda” que hoy preocupa más que nunca a muchos de sus 450 millones de usuarios. ¿Puede de verdad WhatsApp proteger la privacidad de sus usuarios en la era de escándalos como el de la NSA? Koum no dudó en responder a esta pregunta con un rotundo “sí”. “Los usuarios de WhatsApp pueden utilizar esta app sin ningún tipo de temor”, afirmaba. ¿Por qué? Porque “en WhatsApp no almacenamos datos personales de nuestros usuarios”, recalcaba. “Sabemos lo mínimo necesario sobre nuestros usuarios”, agregaba.

En Múnich a Koum no le tembló tampoco el pulso a la hora de asegurar que el objetivo de WhatsApp era estar en todos y cada uno de los smartphones del mundo. “Hay 1.500 millones de personas con teléfonos inteligentes en todo el mundo. No hemos alcanzado aún nuestra meta, pero está claro que vamos por el buen camino”, bromeaba.

Está claro que los objetivos del ambicioso Koum coinciden plenamente con los de nuevo jefe: estar en todos y cada uno de los smartphones del planeta. Y por eso a Mark Zuckerberg no ha dudado en “camelárselo” con un cheque de 19.000 millones de dólares. Sin embargo, hay dos puntos que chirrían inevitablemente en su “matrimonio”: la publicidad, tan querida por Facebook y tan odiada por Facebook, y los datos personales de los usuarios, tan utilizados por Facebook y tan aparentemente desdeñados por WhatsApp.

“Personalmente no creo que los anuncios sean la manera adecuada de monetizar los servicios de mensajería”, aseguraba ayer Zuckerberg en conferencia de prensa. Aun así, y si no es para ganar dinero con la publicidad en WhatsApp, ¿para qué se ha gastado Facebook 19.000 millones de dólares en esta app? ¿Son los datos personales de esta aplicación lo que tanto interesa a Facebook? Imposible responder a estas preguntas por el momento, pero está claro que la famosa red social no ha comprado WhatsApp por una cifra tan desorbitada “por amor al arte”. Tiene un plan en mente y con el tiempo lo descubriremos.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

EL OJO

Compartir