Mobile

El auge "accidental" de la aplicación de mensajería FireChat gracias a las protestas en Hong Kong

reuters-protestas-hong-kong--644x362Cuando las protestas a favor de la democracia estallaron en Hong Kong a finales del mes pasado, muchos manifestantes temieron por que el gobierno acabara con internet. Aunque esos temores nunca se materializaron, el fantasma de una ofensiva contra internet sumada con unas redes de datos congestionadas fueron más que suficientes para impulsar a miles de personas a descargarse FireChat, una aplicación que permite a los usuarios comunicarse sin conexión a internet.

La aplicación, que se lanzó en marzo, ya ha tenido 500.000 descargas en Hong Kong desde que las protestas comenzaron el 27 de septiembre, conduciéndolo a la primera posición en la App Store de Apple y Google Play en la ciudad. En su punto máximo, FireChat tuvo 37.000 usuarios simultáneos, con un promedio de tiempo de conexión superior a los dos minutos y medio en la aplicación, y eso sin contar a quienes la utilizan sin conectarse a internet.

Christophe Daligault, director de marketing de Open Garden, la compañía con sede en San Francisco que desarrolló FireChat, no ha ocultado su sorpresa sobre el éxito de la app. Las dos últimas semanas han sido un torbellino para la compañía que, al diseñar FireChat, pensó en festivales, conferencias de tecnología, y otros eventos, pero no en protestas. "La mayoría de nosotros no hemos dormido nada en absoluto", añade Daligault.

A diferencia de WhatsApp y otras aplicaciones de mensajería, FireChat no requiere una conexión a internet para que los usuarios se comuniquen. En su lugar, utiliza las señales de bluetooth o wifi de un teléfono para conectarlo a otros dispositivos dentro de un determinado rango. En esta configuración, conocida como una red de malla, cada teléfono actúa como un nodo, y a medida que más dispositivos se enlazan, el rango de la red se expande. Los usuarios pueden enviar mensajes de texto e imágenes bajo seudónimos -otro beneficio para los manifestantes temerosos del gobierno- aunque Open Garden acaba de introducir cuentas verificadas de algunos periodistas.

La aplicación llamó la atención durante el Festival Burning Man de este año, donde los asistentes la usaron para organizar y coordinar eventos en medio del desierto de Nevada, aunque también ha sido utilizado en países como Irán e Irak, donde internet sufre una censura bastante agresiva, o durante las protestas de este año en Taiwán. Pero nada se compara con la avalancha de descargas que ha vivido en Hong Kong, un hecho que tomó completamente por sorpresa a Open Garden.

"No teníamos ni idea de que iba a convertirse en popular allí", dice Daligault. FireChat fue creada, explica, con dos casos de uso en mente: los países en desarrollo, donde los planes de datos son a menudo prohibitivamente caros, y los eventos en vivo o festivales, donde las redes de los móviles están habitualmente congestionadas y son lentas.

Ping Wong, secretaria general de la Sociedad de Internet de Hong Kong, se encontraba en la ciudad cuando las manifestaciones se desplegaron, y vio como las salas de chat comenzaban a "zumbar" en FireChat. Dice que muchos de los manifestantes continuaron usando Facebook y WhatsApp para coordinar eventos, mientras que la mayoría de los mensajes enviados en FireChat eran "para reportar lo que estaba sucediendo en tiempo real, como dónde está la policía y qué está haciendo", o peticiones para suministrar comida y agua. Laurel Chor, quien cubría las protestas para el sitio de noticias Coconuts Hong Kong, dice que FireChat no era tan omnipresente como otras aplicaciones de redes sociales, aunque varios manifestantes le dijeron que ayudaba distinguir los rumores de la realidad.

La repentina popularidad de la aplicación en Hong Kong ha estimulado descargas en otras partes del mundo, a pesar de que nunca fue concebida explícitamente como una herramienta para protestas. De hecho, no hay garantías reales contra la vigilancia del gobierno, un punto sobre el que Daligault se apresura a destacar: "FireChat no es una herramienta para las comunicaciones privadas". La empresa también escribió en Tumblr: "Las personas que utilizan Twitter entienden que sus comunicaciones son públicas. Pueden usar seudónimos y saber que lo que tuitean puede ser visto por otras personas. Con FireChat es lo mismo".

Hablar escondido bajo un seudónimo puede ofrecer un sentido de protección a los manifestantes, aunque la aplicación nunca fue diseñada para garantizar el anonimato. "FireChat ofrece más o menos la misma medida de protección de identidad que Twitter o Instagram", dijo Stanislav Shalunov, Open Garden co-fundador y director de tecnología, en un correo electrónico. "No está diseñado específicamente para proporcionar cierta protección absoluta de la identidad del usuario". "Creo que el gobierno puede estar monitoreando las comunicaciones en FireChat, con el fin de saber lo que está pasando", dice Wong. "Aunque no creo que los manifestantes teman el monitoreo, puede que incluso se espere", explica.

La compañía planea introducir mensajería privada encriptada en algún momento, aunque por ahora no está en su horizonte más  inmediato. Daligault cree además que la aplicación va a ampliar su base de usuarios a largo plazo. Los ratios de descarga de FireChat disminuyeron cuando las protestas decayeron la semana pasada en Hong Kong, aunque Daligault señala que no ha habido ralentización significativa en la actividad.

Las tensiones se incrementaron una vez más esta semana, después de que los líderes del gobierno cancelaran abruptamente las negociaciones con los manifestantes, y estallaron el miércoles, después de que el vídeo en el que un manifestante era golpeado por la policía comenzara a difundirse por toda la red.

Aún no está claro si la popularidad de FireChat se mantendrá una vez que las cosas se calmen en Hong Kong -el gobierno dijo el jueves que está listo para comenzar las negociaciones con los manifestantes estudiantiles- aunque Open Garden espera que su aplicación se extienda más allá del reino de las protestas y de los disturbios civiles. "Me gustaría que la aplicación fuera conocida por otras cosas", dice Daligault, "pero así son las cosas".

Te recomendamos

Enamorando

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir