Mobile

El éxito de Snapchat se basa en la necesidad de borrar la huella digital

Muchos usuarios se sentirán como el personaje de Tom Cruise, el agente Ethan Hunt en la mítica película "Misión: Imposible" gracias a la aplicación de moda que está desbancando incluso a WhatsApp y Facebook entre los jóvenes reyes de la tecnología. La aplicación se llama Snapchat y autodestruye los mensajes unos segundos tras ser leídos.

Esta aplicación desarrollada por dos estudiantes de la universidad de Stanford como proyecto universitario comenzó a difundirse por el territorio norteamericano, convirtiéndose en la aplicación preferida de millones de jóvenes que cada día mandan 60 millones de mensajes a través de esta aplicación.

El atractivo que los jóvenes ven en esta aplicación disponible para su Smartphone iOS y Android es claro: la caducidad. En un mundo en el que todo se publica y almacena, este servicio de envío de mensajes y fotos ofrece la ventaja de eliminarse a los segundos de ser leído, permitiendo al remitente mandar fotos "vergonzosas" que tan sólo quedarán en el recuerdo del destinatario. La autodestrucción de los mensajes permite a los jóvenes mostrar mayor espontaneidad sin miedo al “qué dirán”.

A pesar de que Snapchat se utiliza principalmente para mandar fotos "subidas de tono", nos muestra el anhelo de la juventud hacia el anonimato y el creciente deseo de borrar las huellas digitales, ya que las redes sociales apuestan por todo lo contrario y ponen a los adolescentes bajo presión de estar siempre perfectos para sus contactos.

La tendencia de la inmediatez y borrado se ha extendido, y tras Snapchat han surgido otras aplicaciones como Wickr que permite además el envío de audio, vídeo y documentos PDF que permanecerán un periodo máximo de seis días en el Smartphone del receptor. La aplicación Poke disponible para iOS permite enviar mensajes privados a la bandeja de entrada de Facebook que se autodestruirán a los segundos de ser leídos.

Te recomendamos

A3

ADN

Navidad

Recopilatorio

Enamorando

Compartir