Mobile

EL IPHONE 2.0 SERÁ EL GRAN ALIADO DEL NUEVO MARKETING

Los marketinianos están de enhorabuena. El lanzamiento del nuevo y revolucionario iPhone 2.0 constituirá una nueva plataforma publicitaria sobre la que todavía se preguntan como rentabilizar. Todo apunta que las aplicaciones sustituirán a los intrusivos anuncios, en un acercamiento a lo que muchos han llamado, marketing experiencial.

El nuevo iPhone, con tecnología 3G, posicionamiento global y un precio más asequible que el de su antecesor, será una plataforma abierta en la que las marcas podrán colocar sus recursos de engadgement. Chad Stoller, director de plataformas emergentes en Organic, lo tiene claro, tal y como señaló a AdAge: “Lo que va a funcionar en los móviles son las aplicaciones sobre los anuncios”.

Eric Bader, socio de Brand In Hand, añadió: “Una vez que interpretas el rol de la marca en tu medio, desarrollar aplicaciones o patrocinarlas es una manera diferente de conectar, de crear un vínculo emocional, más que sólo poniendo anuncios”.

Y para aprovechar cien por cien la apertura del software del teléfono de Apple a las demás firmas del mercado, el próximo 11 de julio abrirán en Estados Unidos la Apple Apps Store. En este establecimiento, los consumidores podrán descargarse todas las aplicaciones de sus marcas favoritas.

Apple ha estipulado las condiciones para poder comercializarlas. Serán los propios artífices de las mismas los que fijen el precio atendiendo a criterios de oferta y demanda. El fabricante de Mac se embolsará el 30% de los beneficios. Pero, por si el iPhone no es lo suficientemente rentable o su target no se encuentra entre la población poseedora del artículo, las aplicaciones también pueden instalarse en los móviles de Windows o en BlackBerry.

Ya existen ejemplos de aplicaciones que funcionan a la perfección. Associated Press ha desarrollado un servicio gracias a su posicionamiento global, mediante el cual al usuario le llegan noticias locales.

Te recomendamos

#Highway2Sales

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

Compartir